miércoles, 26 de agosto de 2009

De Dioses, de Hombres y del Diablo

Según la enciclopedia Encarta

Teodicea:

1 (teo- + gr. díke, justicia)
f. Parte de la teología natural que se ocupa en la defensa de la suprema sabiduría de Dios contra las acusaciones lanzadas por la razón en vista de los desórdenes del mundo. Trata de la santidad divina con relación al mal físico, y de su justicia con relación a la desarmonía existente entre el bien y la virtud. Comprende, además, las pruebas de la existencia de Dios, la demostración de sus atributos y la investigación de sus relaciones con el alma humana y con la humanidad.
2 Teología natural.
Curioso, muy curioso este saber. Claro que si partimos de la base de que solamente el Cristianismo tiene/ posee un Ser como el Diablo, representación de la esencia del mal, la curiosidad comienza a tener sentido.
Y ¿Quién es este individuo? Para los cristianos, el Diablo es la personificación del Mal Supremo, el enemigo de Dios, y representa la causa última del mal.
Lógicamente es aquí donde empieza el problema: Si Dios es el Creador de Todo también ha tenido que crear al Diablo, si no es así es que este Diablo es otro Dios y ya no sería un monoteísmo si no un dualismo lo que pregona esta religión.
¿Con qué nos quedamos? Lo tienen mal, realmente mal, porque elijas la opción que elijas su Dios queda en mal lugar.
Y todo esto ¿de donde viene? Pues aunque no lo crean, de uno de los del eje del mal de Bush, de Irán, vamos, no el actual, si no el del año 500 a. C. y el culpable, siempre tiene que haber un culpable, fue Zoroastro o Zaratustra, que cambió el politeísmo de la zona por Ahura Mazda, el señor único, para no confundir al personal, convirtió a los dioses anteriores en emanaciones de Ahura, en ángeles y a los dos más poderosos en el bueno de Sienta Manu y el malo Angra Msanyú. El amigo Zoroastro hizo algo más, ¿Quiénes eran los depositarios? Lógicamente los sacerdotes que tenían jurisdicción sobre el bien y el mal y podían exorcizarlo. No se porqué me suena tanto. A lo que vamos, que me pierdo, de Mesopotamia (Irán) pasa al Judaísmo y de éste al Cristianismo. Pero mientras que en el Antiguo Testamento Satán es un mero comparsa, un instrumento de Dios, a partir del helenismo, más menos 300 a. C, los demonios cobran interés, ¿Quiénes son? ¿Origen? Y con los Esenios de Qumrán y su dualismo bien/mal, Belial que tienta y el Arcángel Miguel que ayuda, tenemos el coktail que tenemos .
Mi Daimon particular, el Chamán Chalao, me dice que talvez tenga razón, pero claro me lo está diciendo un demonio, ¿Le creo o no?.