miércoles, 18 de noviembre de 2009

Viaje de Ida y Vuelta

He de reconocer que el cuerpo me empieza a pedir guerra y que tenga ganas de meterle un buen meneo a Migué, a mi Migué Celdrán de mis entretelas, o bien rematar la serie de Hipocresías con la tercera entrega. Ya veremos... pero por ahora el Chamán Chalao, que también está en dique seco me aconseja y con razón aquello de “piano piano ...” vamos que sin prisas, que no por mucho correr se llega antes. Y como una de las cosas que más me gustan es disfrutar de mi tierra o debería decir mis tierras y sus gentes, pues os propongo a los de aquí y a los de fuera si pasáis por estos derroteros una excursión pequeña, rayana, cultural, educativa, divertida y de presupuesto apto para bolsillos más bien mediocres, como los míos.

La excursión es Badajoz-Marvao-Badajoz. ¿Por qué? Bueno, primero porque me da la gana, segundo por que compartimos fundador, el nombre de Marvao proviene de Marwan, y bueno aunque refundó Badajoz, si que fundó Marvao y tercero porque es una ruta que se hace en un día, sin prisas y por una zona maravillosa y extraña.... parque natural... del lado... portugués... ni parque ni ná de ná del lado español ¿serán montes distintos y yo no me he enterado aún? Asunto inexplicable digno de un cuarto o quinto milenio.

Aquí tienen ustedes el plano de la ruta. Observarán los avezados que falta la carretera directa de Badajoz a Campo Maior, el motivo lo ignoro, tal vez debería haber ampliado más el mapa, así que culparemos a google map. Bueno ya saben ustedes Badajoz- Campo Mayor son +- 14 Km y aconsejo entrar por la carretera vieja, no cojan el desvío del pantano, la cosa está en entrar por el arco, por la muralla, bajo el castillo. A partir de ahí la ruta se llama “de los sabores”, al menos es lo que indican los carteles de la carretera. El total del viaje no llega a los 200 Km. Incluso ahora, vamos yo diría que sin “el incluso”, ahora sería magnífico el viaje. Ya se recogen las castañas y las nueces y los higos ya se han pasado lo suficiente. Higos y nueces para hacer casamientos y castañas asadas y aceitunas machadas o rajadas, con buen vino... Comer... en Portugal se come bien en cualquier sitio, yo soy de arroz con marisco y cilantro de segundo bacalao dorado o un buen pescado, un bacalao con natas o a la lisboeta.

Bien, comencemos el viaje.



Entrada a Campo Maior

Visita a la Capilla de los huesos

Agradable mensaje de espera de los huesos en cuestión


Detalle de la ventana del Castillo

La torre que guarda la hermosa ventana
Continuamos a Marvao. Me he saltado Portalegre y los paisajes, resultaba excesivo

Calle de Marvao

Portada de iglesia

Castillo y paisaje

Interior. Obsevesé que el propietario de la casita no tenía problemas de leña, lo digo por la chimenea que gasta la casa, lo mismo era panadero .

Otra vista del interior de la fortaleza



¡Que no sea por falta de agua! ¡Que acustica, entonamos unas notas de un Tedeum y resonaban de daba hasta cosa!


Panorámica del castillo

La muralla se conseva en muy buen estado

Rodea todo el pueblo

Detalles de una de las entradas


Si el enemigo entraba por la puerta, lo tenía crudo,¡ siempre estás expuesto!

Garita, fíjense ustedes que es toda de mampostería a ladrillo visto y que tiene todas las trazas de pertenecer al S. XVI o XVII, pero perfectamente integrada en la muralla.


Ya estamos en Valencia


Ciudad imperial como se ve en el escudo de los Austrias
Me he saltado la foto del corchero de San Vicente. Otro día

Alburquerque y el Castillo de Luna, defensa de la frontera contra el infiel

¡Sube, sube, que te esperamos dicen esas torres.

Otra panorámica que explica claramente lo fácil que era asaltar un castillito de nada



Santa María del Castillo, una de las iglesia más hermosas que se pueden ver.

Altar mayor


Antes de abandonar Alburquerque, yo aconsejaría visitar en el cruce de Herrerías ese magnífico grupo escultorico de mi amigo Pablo González la Peña, más que nada por si alguien le quiere encargar otro trabajillo.

Y como no, ya empieza a ser tradición, hay que hacer nuevos amigos


Esta jodida me dejó frito, fue imposible ver si era mariquita o mariquito