lunes, 7 de marzo de 2016

http://www.elcorreoextremadura.com/autores/autor.php?id_autor=49

Las contradicciones de la investidura


3 de Marzo | 20:25
Facebook Twitter Tuenti Google+ Compact0
Las contradicciones de la investidura
He vuelto a escuchar íntegramente el discurso de Pablo Iglesias en el debate de investidura. Un discurso de 25 minutos de los que han sobrado prácticamente los primeros 12. Es de recibo reconocer el dominio del discurso que tiene el amigo, pero ¿De qué sirve ese dominio si no se dice nada? Doce minutos de pura palabrería y demagogia barata. ¿De qué sirve recordarle al PP sus orígenes franquistas? ¿Acaso alguien lo ignora? Cierto es que a ellos, los del PP, no les gusta nada pero se reafirman en ello día sí, día  tan bien, cuando acusan de revanchismo a todo el que quiere aplicar la Ley de Memoria Histórica. ¿A cuento de qué sacar los trapos sucios del PSOE, trapos por los que ya purgó su culpa? ¿A cuento de qué tanto insulto? ¿Y la prepotencia intelectual? ¿Acaso sólo él es leído e instruido? ¿Y los consejos? ¡Consejos vendo que para mí no tengo! Sus palabras más repetidas: Poderosos y Oligarquía, ¡como si ellos fuesen jornaleros!

También habría que recordarle al Señor Iglesias que sí, que Podemos nació del 15 M pero que ellos no son el 15 M. Allí estaban / estábamos muchas otras personas, muchas otras ideologías muchas otras tendencias además del germen de su organización.

No es hasta el minuto 12’45 cuando comienza a hablar de política y bueno, queda patente que no le gusta nada de nada el acuerdo con C’s, acusando además a éstos últimos de imponer a Sánchez la prohibición de pactar con Podemos.

¿Acaso no imponía él mismo lo contrario? ¿No imponía él no pactar con Rivera? Su discurso en esos momentos era claramente un conmigo o contra mí.

La diferencia entre unos y otros es que en tanto Rivera exigía pocas contra prestaciones, Iglesias ya tenía diseñado a su medida el Consejo de Ministros.

En cuanto a su diserto sobre Seguridad, sobre los Refugiados, sobre las concertinas, la Auditoría a las “Cuentas de la Eléctricas”, reforma fiscal, etcétera, reconozco que estoy bastante de acuerdo con sus planteamientos iniciales y que es más que necesario una profunda revisión de todo ello.

Me gustaría terminar recordando al Señor Iglesias una de sus frases, “Ser tratados de Igual a Igual”. Pues sí amigo Pablo, de Igual a Igual y para ello hay que sentarse a hablar pero sin pretensiones, sin imposiciones y siempre teniendo en cuenta que este sistema imperfecto que nos hemos dado, ha establecido que Sánchez tiene más Diputados que Usted, no pretenda cambiar eso en tanto no se cambie la Ley Electoral.

Y por cierto ¿Cuando usted busca ligar con una buena moza o buen mozo (me es indiferente) empieza Usted insultándola y resaltando sus defectos? Pues lo mismo para lograr un pacto político. Y recuerde el dicho de que siempre es mejor un mal acuerdo que un buen pleito.