martes, 27 de agosto de 2013

Patria de la Humanidad

¿Qué está ocurriendo en la sociedad? Con cualquier persona que hables está de acuerdo en que el sistema político que hemos organizado no es ni correcto ni adecuado, que está corrupto desde sus cimientos, que no es bueno ni es solidario. ¿Entonces? La mayoría se extraña e incluso se escandaliza si les dices que “Soy marxista” y no entienden ese concepto. Por desgracia y gracias a una campaña de muchos años asocian el término marxista al Comunismo de Estado, salvo los “simpáticos” que aluden directamente a los Hermanos Marx. Conocemos y sabemos de los abusos del sistema, de las triquiñuelas y subterfugios que se emplean por parte de los actores del sistema y las grandes Corporaciones para saltarse las leyes, para influenciar en la sociedad y sus representantes y lograr sus objetivos.
 

 Estamos inmersos en lo que ahora llaman Globalización y por arte y gracia de ese concepto e ideología, pues no deja de ser una revisión ideológica de los principios clásicos del libre mercado y del Capital se está renunciando a principios que hace a penas 10 años se creían incuestionables. Por otra parte los llamados Partidos Socialdemócratas renunciaron a sus principios sociopolíticos cambiando ideología por gastronomía (por decir algo) Por otra parte, el personal está inmerso en una serie de “ocurrencias” que no ideas en las que abundan en el concepto de que “cada cual tiene que buscarse la vida”.¿Dónde queda aquello de la Solidaridad?
Esto se ve claramente cuando te intentan vender la moto de que la sanidad privada es mejor que la pública, que la educación privada es más adecuada que la pública, que los servicios públicos son deficitarios y no son eficientes... así hasta el aburrimiento. Entre medias asistimos al esperpento que día si, día también nos regalan los “representantes del pueblo”. Representantes que se espantan a la mínima que el pueblo les exige transparencia, les piden adecuar las leyes y legislación a la realidad social, y no admiten ni por asomo adecuar esta realidad política a la realidad social y que niegan la mayor en cuanto se habla de democracia directa. Sabemos por demás que los Partidos Políticos están acogotados y sometidos a los intereses de clanes y grupos internos y no hablemos de las presiones de los Mass Media y Corporaciones y / o Asociaciones empresariales y también, no lo olvidemos de las sindicales. Como dice algún amigo, ¡Aquí cada jodío va a su avío! ¿Cómo es posible que con una demanda en franca caída los precios en lugar de bajar, según los sacrosantos principios del libre mercado, suban?

 

 ¿Dónde está en este pugñetero país el libre mercado y el libre precio? ¿Cómo es posible que todos los precios de cualquier servicio estén en la misma franja económica en todos los suministradores? Cuando hablo de tomar mediadas “socialistas” el personal se altera y espanta pero cuando logras que se calmen y escuchen, cosa imposible en muchos casos, terminan por darte la razón. ¿Por qué esa desafección y manía a establecer por ejemplo precios públicos? Si se establecieran y garantizasen unos mínimos adecuados y reales a los productores y unos máximos adecuados y reales a los consumidores ¿Tanto mal se haría a la economía? ¿Tanto millones de ciudadanos se verían amenazados por semejante medida? Adecuar los precios de la telefonía o la energía eléctrica a los costos reales ¿Es una barbaridad? ¿Cuanto daño haríamos a la economía del país si Estatalizásemos a tanto y tanto Banco y Caja que ya hemos rescatado y refinanciado? ¿Tanto daño le haríamos a la Economía del País si declarásemos ilegítima y odiosa toda esa deuda pública que se ha comprado por pura y dura especulación comprando el dinero al Banco Central Europeo al 1, al 0,50, al 0, 25 y comprando con él deuda pública Española al 3, al 4 o al 5% de interés? ¿Por qué si la Entidad valora mi casa en 100 y me da 100 y lo hacen sobre un valor de tasación que hicieron ellos mismos y la garantía es el propio bien, no aceptan sus propias condiciones y yo me quedo sin bien y debiendo un dineral?


 
 ¿Dónde está, que no lo veo, el peligro de reformar la Ley Electoral y adecuarla a la realidad, que la base del cómputo de votos fuese el total del Censo y no como ahora que lo hacemos por provincias y nos encontramos con Partidos que no tienen representación o la tienen mínima en tanto otros con cuatro votos están en el Parlamento Nacional? El planteamiento, al menos a mi, me parece lógico: Si la representación es nacional el cómputo debe ser nacional ¿O no? Y ya puestos, ¿Sobra el Senado? Pues puestos a pensar Yo entiendo que lo que sobra es el Parlamento. Tenemos 17 Asambleas, vamos 17 parlamentos autónomos donde discuten más de lo divino que lo humano porque si no, no se entiende tanto desbarajuste ¿Por qué se necesitan 17 licencias de pesca o de caza? Lo que habría que mantener con unas competencias bien definidas sería el Senado, como Órgano político Representativo del Estado Central y la Voluntad Popular. ¿A qué y por qué tanto miedo a las listas abiertas dentro y fuera de los Partidos? Si vemos y sabemos que grandes empresas que hasta hace dos días eran Estatales y daban pingües beneficios y ahora se dedican casi a la extorsión y actúan como auténticos clanes mafiosos ¿Por qué no se expropian? ¿Por qué hemos de pagar por usar los espacios naturales? ¿Por qué los partidos en el gobierno (en cualquier ámbito) en lugar de nombrar asesores a amigos, conocidos y demás no nombran para esos puestos a funcionarios de carrera y nos ahorramos miles de euros en sueldos de no ya difícil, si no de casi imposible justificación? Y empecé hablando de marxismo. Por supuesto que como toda teoría necesita una revisión. Los principios bajo los que se parió han cambiado algo, no mucho, porque con la tendencia esclavista en la tipología y horarios y de salarios de subsistencia que se están dando ahora la diferencia es bastante poca. Hace falta una revisión y no sólo del marxismo, porque las condiciones laborales y empresariales bajo las que en la actualidad se fabrican desde los coches hasta la ropa pasando por la más ingente cantidad de artículos de consumo que tenemos a nuestro alcance no son las más adecuadas.
  La fabricación por mano de obra esclava de ropa, calzado, artículos de consumo...etcétera debería de estar prohibida. Aquí todo el mundo se escandalizó cuando miles de trabajadoras y trabajadores murieron en Bangladesh por el derrumbe anunciado de la fábrica donde trabajaban; Miles de voces se elevaron clamando al cielo cuando vimos a los niños cosiendo balones o bolsos, pero seguimos comprando esos productos resultados de una clara y evidente esclavitud. ¿Por qué no se prohíbe eso? ¿Por qué no dejamos de consumir esos productos? Yo, e imagino que miles y miles de personas estaríamos dispuesto a pagar el triple de lo que pagamos por comprar esos objetos pero fabricados aquí. ¿Acaso no suplirían la tecnificación y la innovación la carestía de la mano de obra? ¿Acaso no es una fórmula de abaratar costes disminuir los beneficios? Pero claro, intervenir en la sacrosanta economía es malo, es pecado, es de rojos, aunque estemos viendo que vamos avocados al precipicio. La historia se repite, es tenaz y se repite.


 Cuando estalle, que lo hará, que no busquen culpables entre los sublevados, que no se acuse al que se deja llevar por la ira y la rabia contenida. Los culpables, como siempre, son y serán los que tienen en sus manos los medios de producción y los que pudieron mediante la legislación y la ley cambiar las cosas.

 
Espero que la sociedad en general y sus líderes en particular se paren a pensar y comprendan de una vez que la Ley no es más que algo escrito en un papel pero que la Justicia no necesita de soportes, de leyes ni reglamentos ¿Y hay algo más Justo que dar de comer al hambriento, de beber al sediento, de vestir al desnudo de dar techo a quien carece de él? Ni el Trabajo ni el dinero son bienes escasos. Lo que si es escaso es su reparto.



Pero claro, ¿Quién le va a hacer caso a un marxista trasnochado que aún cree que los hombres son, nacen y mueren iguales y que aspira a que la Tierra sea la Patria de la Humanidad?.