martes, 6 de noviembre de 2012

Vuelta de la cabra al monte



Últimamente parece ser que anda el patio revuelto. No sé si es más de prensa que de verdad pero cuando el río suena… He leído unas y otras declaraciones  de unos y otros declarantes  y bueno aún sabiendo que la prensa en más de una ocasión, casi siempre, barre para casa se entrevé más de uno y dos descontentos. Algunos, dicen, le están removiendo la silla a Rubalcaba.  ¿A estas horas? Ya, ya sé que hace cuatro días como quien dice que entre unos y otros y los acuerdos entre ellos que resultó elegido. 
La pregunta  no es Alfredo si o Alfredo no, la pregunta es ¿Con la que está cayendo como es que la diferencia en la intención de voto entre el PP y el PSOE aumente a favor del PP?
No creo que la cantinela, por de más repetida, de la herencia sea la culpable, no alcanzo a pensar que el personal sea tan “corto” ¿Entonces?
La respuesta, al menos la mía, no sé si errónea o no, es bien sencilla.
Entiendo que el personal nos culpa, a los socialistas, de los males que ahora padecemos porque estando en el Gobierno y viéndolos (los males) no se hizo nada para remediarlos.
¿Acaso no se sabía que los bancos estaban hundidos? ¿Acaso no se sabía de las hipotecas y desahucios?  ¿De las preferentes? ¿De las presiones de Europa?
Si en su momento, cuando Europa empezó a apretarnos las clavijas, algún Presidente socialista hubiese dicho ¡NO! Y convocado elecciones, tal vez las cosas hubiesen cambiado. Pero tenemos lo que tenemos…y ¡Vaya con lo que tenemos! Con un Comisario Almunia que más que socialdemócrata descafeinado parece un líder de los neocon. Con Barones que por activa o pasiva  rozan más el Juzgado de Guardia que la realidad social imperante. Con otros, bien cercanos, que olvidan que el silencio es muy hermoso y que en muchas ocasiones es mejor callar que hablar y otros más lejanos que aún no se aclaran sobre qué es lo que quieren.
Algún político ya ha adelantado que deberíamos pedir disculpas por no haber “explicado” correctamente lo hecho o no haber hecho algunas cosas…pero entiendo que son unas disculpas en exceso someras.  ¿No sería más razonable más real y más sincero pedir disculpas por las políticas realizadas? ¿No sería más real pedir disculpas por haber jugado a Republicanos y Demócratas, es decir más derechas y derechas? Caímos en la política de “las Puertas Giratorias” , de Altos Cargos de Grandes Corporaciones al Gobierno y de allí otra vez a las Corporaciones. Se explica así que nuestra telefonía, nuestro gas, nuestra Luz, sean las más caras de Europa.  ¿Cómo explicar por qué durante los años de bonanza no se construyeron más y mejores colegios públicos para liberar al Estado de la carga de la concertada? ¿Cómo explicar la poca o ninguna renovación de las cúpulas del Partido?  ¿Cómo explicar que de socialistas se pasó a socialdemócrata y de ahí a socio - listo?
Si de verdad queremos retomar  el poder lo primero es retomar la confianza del personal y ésta, entiendo, que empieza por pedir disculpas, por pedir perdón por las políticas erróneas llevadas a cabo, por pedir perdón por los engaños y estafas producidos y asegurar y jurar la vuelta a políticas socialistas de verdad donde lo importante sea la realidad social y las necesidades del pueblo. Políticas que acoten y encarrilen a los Bancos y Grandes Corporaciones, donde el que más tiene, más pague, donde los sueldos sean acordes a los méritos y necesidades y no desorbitados, donde los políticos no estén más en el papel couché que en la prensa política, donde los cargos se repartan entre el personal que al menos sepa de qué va la historia, donde no tengamos cargos “curiosos” como alguna ministra.
Tal vez así lograríamos de nuevo la confianza del personal. En tanto tenemos lo que tenemos y toca aguantar.