jueves, 1 de enero de 2009

AÑO NUEVO

Mal terminamos el año, pero no quiero empezarlo igual, me niego a que me roben mi cachino de felicidad. ¿Que es egoísmo por mi pate?, tan poco pido tanto, a demás, ¿a quién daño? Mi intención era comenzarlo dando caña al Señor Alcalde y sus Mariachis, que nos tienen la ciudad hecha unos zorros, pero entre alcaldes y concejales, judíos y palestinos, tirios y troyanos nos han aguado y bien el fin de año, así pues, lo empezaré por donde me da la gana y me da como siempre por estas fechas, por ponerme… digamos sensiblón.
Anoche, como tantas y tantas noches de navidad, vi una película, antes dependía de la programación para verla y hubo años que no la vi. Por suerte mi mujer la vio, hace años, en una sección de clásicos y me la compró. Desde entonces no dependo de las cadenas de Tv y siempre en navidad y casi siempre en Fin de Año, cuando todos se acuestan yo me quedo solo para llorar a gusto viendo ¡Que bello es vivir!
No os voy a contar una película que ya conocéis, la habréis visto, pero esa magnífica obra de Frank Capra y esa magistral interpretación de Janes Stewart, merecen como poco este minúsculo homenaje por mi parte. Y ¿qué decir del malo? El año pasado, resulta curioso decirlo al día siguiente, una encuesta en los USA eligió como los más malos del cine a Darth Vader y a Hannibal Lester
Pues no, esos malos no lo son tanto, uno se redime por amor al hijo, el otro es un enfermo, pero este malo del que hablo, es el malo de Bedford Falls, es la contraposición a George Bailey es Harry Potter, no, no es el niño mago, es el malvado ricachón sin escrúpulos que todo lo mide en dinero y que teniéndolo todo desea lo que no posee.
Yo quisiera vivir en esa ciudad, incluido el malo, en ese lugar donde las gentes son amigos de sus vecinos, donde se ayudan los unos a los otros, donde ante todo se respetan por lo que son, seres humanos, donde lo realmente importante es ayudar cada cual según puede, pero ayudar, a su vecino. Yo quiero transformar mi ciudad mi Badajoz en un Bedford Falls. No tan ñoño ni empalagoso pero si transformar a sus gentes en algo lo más parecido a esa ciudad de ficción, malo incluido, que sin malos no tenemos referencias.
Rematé la faena esta mañana, encendí el televisor, le di volumen y he estado viendo y escuchando a la Orquesta Filarmónica de Viena bajo la dirección de Daniel Barenboim en el Concierto de año Nuevo ¡Qué pena no tener los dineros suficientes para verlo en directo! Barenboim: sencillamente genial
Espero que los maravillosos acordes del Danubio Azul lleguen a los corazones de todo el mundo y que por una vez deseen más que nada bailar y olvidarse de guerras, muertes, mentiras, hambre y miserias.
De Corazón a TODOS, FELIZ AÑO NUEVO
Sed Buenos y Pecad Mucho.

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad

¿Cuando llegará la Paz?
Quería acabar el año sin escribir nada, tranquilo en casa con mi familia, disfrutando en la medida de lo posible de las Navidades, pero es imposible, es imposible por la locura de unos y de otros, lo que voy a contar es pura y simplemente una cronología, no voy a esconder mis simpatías por una de las partes, los Palestinos, pero eso no implica estar en contra de los otros, de los Israelitas. Estoy en contra de las dos facciones en la medida de que por ambas partes hay culpables. Pero ante todo estoy de parte de lo que más abunda, de los inocentes, y esos generalmente terminan pagando con su vida. Estoy en contra del Sionismo y del Fundamentalismo de Hammas, estoy en contra de las mentiras de unos y de otros, estoy en contra de la situación de miseria de miles y miles de seres humanos, a mi me importa un carajo al dios que recen, me importa que viven en la miseria, en el miedo, en la constante amenaza de la muerte, por la intransigencia de unos u otros. Todos son culpables, todos inocentes. ¿Qué nos llevó a esta situación? ¿Es posible una solución?
¿Quiénes fueron los instigadores? ¿Quiénes son realmente los culpables?.
Un territorio, dos religiones, dos etnias. ¿Tan difícil es la convivencia? ¿A quién interesa esta situación?. Lo que realmente me apena es que han llegado o están rozando eso que llaman "el punto sin retorno", cuando ya es imposible volver al inicio, a tu casa. Tengo amigos en los dos bandos y lo único que tengo claro es que los dos están perdiendo. Cada cual saque sus conclusiones, casa cual busque sus culpables.

Aproximadamente hacia el año 3.000 a. c. Llegaron a lo que hoy es Palestina, sus primeros habitantes, los Cananeos poco después estas tierras son conquistadas por Egipto. Estos permiten que un pueblo, posiblemente pelasgos, se asiente en las costas, los Filisteos, que después de vencer a los Cananeos se mezclan con éstos. Hacia el 1500 a. C. Aparecen por el lugar una serie de Tribus Semitas procedentes de Mesopotamia. Se establecen en la zona y conforman una monarquía, Israel. Hasta la época del Rey Ezequías (727 a. c. Aprox.) , que los vence definitivamente luchan con los Filisteos por el control de la zona. Por esta época caen bajo el imperio Asirio, después, los Babilonios, hacia el S.IV es Alejandro Magno quien conquista la zona y posteriormente S.II Roma toma el relevo. A la caída de Roma sigue Bizancio, en el año 637 la zona es conquistada por los musulmanes en 1517 es el Imperio Otomano quien ocupa el territorio hasta 1917. Inglaterra y Francia se repartieron los territorios otomanos; Palestina fue incorporada al mandato que la Sociedad de Naciones otorgó a Gran Bretaña en 1922.
Los británicos ya habían prometido su ayuda a los judíos para el establecimiento de un hogar nacional en Palestina en la Declaración de Balfour (1917), con tal de que fueran respetados los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías allí existentes. En los tiempos del mandato, en Palestina había sólo 80.000 judíos
[El conflicto] tiene su origen en las actitudes del movimiento sionista, que desde finales del siglo XIX planteó el retorno judío a Palestina, entonces bajo dominio turco, después de dieciocho siglos de éxodo. Si bien es cierto que la primera consagración de ese proyecto sólo se consiguió cuando en noviembre de 1917, en el Parlamento de Westminster, el entonces Ministro de Asuntos Exteriores Lord Balfour, anunció la disposición de Su Graciosa Majestad de facilitar el nacimiento de un "hogar nacional judío"; que empezó a hacerse realidad cuando Palestina, no casualmente -y faltando a todas las previas promesas británicas a favor de la creación de una Gran Nación Arabe- se convirtió en un mandato de la Sociedad de Naciones bajo administración de Londres. Poco después, en 1922 los mandatarios autorizaron la creación de la Agencia Nacional Judía, que desde ese momento pasó a ser el embrión de un verdadero Estado. En tales condiciones, el flujo inmigratorio fue in crescendo, para trastocarse en una auténtica invasión una vez terminada la Guerra Mundial en 1945. Todo ello al amparo de las organizaciones pro-Estado de Israel, que organizaron, además fuertes movimientos terroristas - siendo los más importantes Hagana, Stern y el Irgun Zvai Leumi, para acabar con las dubitaciones del protectorado de los británicos. Hasta el punto de que éstos, ante la imposibilidad de resolver un problema cada vez más enrevesado, recurrieron a las Naciones Unidas, que en célebre reunión del 19 de noviembre de 1947 decidió la partición de Palestina en dos Estados: uno israelí y otro árabe con una zona internacional para Jerusalén. Poco después se proclamaría la independencia del Estado judío el 15 de mayo de 1948, con la huida masiva de palestinos de su territorio. Y la guerra que siguió, hasta 1949, permitió ampliar el espacio israelí en 5.000 kilómetros cuadrados sobre la previa partición de la ONU, incluyendo una zona muy importante de Jerusalén. La Palestina árabe quedó sometida a sendos despojos, la franja de Gaza y de Cisjordania.

No sé quién puede poner fin a esta masacre, a esta sangría, no voy a entrar en las razones de unos u otros, sólo sé que mueren inocentes, sólo sé, que TODOS SOMOS CULPABLES.