jueves, 22 de abril de 2010

Reflexiones y pensamientos

Si es que se lo busca ella solita. La Ministra de Igual - da y su ocurrencia de prohibir la lectura de algún que otro cuento por aquello del sexismo, consigue aún sin proponérselo ser la vedette del gabinete. Uno no es que sea muy entendido en el tema, pero algo sabemos, aunque sólo sea por la experiencia que te dan los hijos y alguna que otra lectura. Cualquier psicólogo/a o pedagogo/a, hasta los/as más malos/as, saben que un niño ha de tener referentes/as y estereotipos/as. Para no usar un lenguaje sexista podría haber usado los términos psicóloge, pedagoge, referentos o estereotipes, que eso de escribir con la @ como que me parece darle una patada al diccionario, así que puestos a dar patadas, que sea patadón.
Todo el mundo sabe, que por mucho que nos empeñemos, hombres y mujeres somos diferentes. Somos diferentes hasta en las estructuras mentales, somos diferentes porque la naturaleza nos hizo diferentes, es un simple hecho evolutivo. ¿Qué trauma infantil tiene esta mujer para actuar así? Mi hija, que las próximas elecciones ya votará, el otro día fue al trastero y estuvo lavando y peinando sus Barbies y puedo asegurar que no es ni noña, ni condescendiente. También adorna una pared de su habitación con una Katana (sin filo) ¿Qué es, violenta o sumisa?
Mi hijo menor también jugaba con las Barbies de la hermana y monta bionicles en un pis pas y ve un arma en cualquier objeto. Los dos han jugado con muñecos, con pistolas, con coches y han visto todas las pelis de Disney y los dos prefieren Mulán a Blancanieves o Bella a la Bella durmiente.
Los dos hacen sus camas y los dos arreglan sus habitaciones, los dos ponen la mesa y los dos son distintos y si no fuese así, si no fuesen distintos es cuando me preocuparía. Señora Ministra claro que somos iguales, pero diferentes y todo lo que sea no reconocer esa diferencia es crear un problema inexistente.
Que tenemos que luchar por la igualdad nadie lo pone en duda. Que tenemos que luchar contra la violencia de género, nadie lo pone en duda. Lo que ponemos en duda son las tonterías y las ocurrencias. Señora Ministra lo que se necesitan son ideas. Ideas no ocurrencias.
Otros pensamientos para la reflexión.
Gracias a la Crisis Financiera Internacional, se desveló la verdadera cara del Capital.
Gracias a los Casos de Corrupción se desvela la verdadera cara de algunos políticos y Partidos.
Gracias a los Casos de Pederastia y Abusos se desvela la verdadera cara de la Iglesia.
Y el desvelo lo es gracias a las reacciones de las distintas jerarquías, económicas, políticas o religiosas, que en lugar de atajar de manera clara, contundente y ejemplarizante, intentan por todos los medios quitar hierro al asunto.
Las cuatro patas del banco: Dinero, Sexo, Política y Religión. Y aún hay quienes se empecinan en mantener un Sistema y unos Valores que están demostrando día sí y día también, que están obsoletos, caducos, podridos o emponzoñados. O cambiamos el sistema desde sus cimientos o nos vamos al traste.