sábado, 8 de mayo de 2010

Revolviendo el charco

El otro día viendo la prensa me encontré la foto de Monago y Celdrán. Bueno tampoco es para tanto, salvo que el otrora delfín es ahora el Jefe de la leal oposición y de posible Alcalde ha pasado a posible Presidente de la Junta. Hablaban, como no, de elecciones que van a ganar …o al menos lo pretenden. Decía Monago que en Badajoz no se la va a jugar…lo que quiere decir que Migué vuelve a ser Candidato. No me parecería mal si mi querido Migué fuese algo más joven y estuviese algo mejor, porque viéndolo, también lo vi en Tv, cada día parece más el Teleñeco de sí mismo. Por otro lado ahora en esta plaza otros espadas esperan suceder a Migué y pudiera ser que tuviesen sus más y sus menos. Entre tanto, la desidia, la incompetencia e incapacidad, la negligencia, campan a sus anchas por la ciudad. Migué reconoce, sin ruborizarse, que no tiene un duro…Pero…¿Cómo es posible? En los últimos años en esta ciudad ha entrado dinero a espuertas. Rodanco, las térmicas, el Plan E…pero nuestros ilustres munícipes hacen una privatización del Servicio Municipal de Limpieza, un tanto extraña, tan extraña que hasta se ha comunicado a la Fiscalía anticorrupción… pero lo mejor de todo es que entre pagar el Servicio Municipal de Transportes en manos de Tubasa, el Servicio Público de Aguas en Manos de Acualia y el nuevo Servicio Privado de Limpieza, no llega el dinero ni para pagar a los funcionarios.
A todo esto la Leal Oposición se opone… Pero el buenismo y las buenas palabras quedan muy bien pero aparte la buena educación y las buenas maneras…no sirven para nada y aquí estamos a lo que estamos a ganar las elecciones no a dar clases magistrales de urbanidad y buenas costumbres.
El Secretario General Local y Presunto Candidato, se rodea de su equipo… ¡Carajo, tiene un equipo! Y yo que creía que su equipo era la Ejecutiva y los que estamos detrás… Error mío.
Organizan mesas, actos y Convenciones con Compañeros que fueron... y bueno aparte las fotos de recuerdo… No me gusta como caza esta perrina…no me gusta, pero nada de nada el cariz que está tomando el asunto, ya lo he vivido, ya he pasado por ello y van cuatro y no quiero una quinta. Con buenas palabritas y jurando por Snoopy no se ganan elecciones, a Migué solo lo sacamos con agua caliente o haciendo ver a las buenas gentes de Badajoz que es posible otra ciudad una ciudad como nos merecemos, no lo que tenemos. Pero para eso hay que estar en y con la calle y no pensando, como me temo piensan algunos, en su futuro, en salvar su culo antes que nada, en querer seguir medrando... demasiados fracasos, demasiados miedos...¿No va siendo hora de cambiar? Los que fueron ya demostraron su valía o su incapacidad, los que aún quedan no los veo yo con ganas de ganar, por suerte aún quedamos muchos que ni fuimos, ni somos, y que nadie se preocupe por aquello de la experiencia, aprendemos muy pero que muy rápido.

lunes, 3 de mayo de 2010

Resonancia Schumann

Esta semana alguno pensará que me he vuelto majara… Aún no, sólo que estoy a la espera de noticias. Todos conocéis mi faceta ecologista y el post de esta semana va de ello, de ecologismo. Pero de un ecologismo con un puntito. Esta semana quiero hablar de la Resonancia Schumann.
¿Qué es lo que es esto? Según la Wikipedia Resonancia Schumann es un conjunto de picos en la banda de frecuencia extra baja (ELF) del espectro radioeléctrico de la Tierra.
Esto es porque el espacio entre la superficie terrestre y la ionosfera actúa como una guía de onda. Las dimensiones limitadas terrestres provocan que esta guía de onda actúe como cavidad resonante para las ondas electromagnéticas en la banda ELF. La cavidad es excitada en forma natural por los relámpagos, y también, dado que su séptimo sobretono se ubica aproximadamente en 60 Hz,influyen las redes de transmisión eléctrica de los territorios en que se emplea corriente alterna de esa frecuencia.
La frecuencia más baja, y al mismo tiempo la intensidad más alta, de la resonancia de Schumann se sitúa en aproximadamente 7,83 Hz. Los sobretonos detectables se extienden hasta el rango de kilohercios. Este fenómeno se llama así en honor de Winfried Otto Schumann, que predijo matemáticamente su existencia en 1952,[1] a pesar de ser observada por primera vez por Nikola Tesla y formar la base de su esquema para transmisión de energía y comunicaciones inalámbricas.[2] La primera representación espectral de este fenómeno fue preparado por Balser y Wagner en 1960.[1]
El cuerpo humano se volverá más sensible como resultado de las nuevas vibraciones. La Resonancia de la Tierra (Resonancia Schumann) ha sido de 7.8 hz. por miles de años. Desde 1980 se ha elevado hasta 12 Hz. Esto significa que 16 horas equivalen ahora a un día de 24 horas. Mientras que el ritmo del "pulso" de la tierra se esta elevando, la fuerza de su campo magnético, por el otro lado, esta declinando. De acuerdo con el Profesor Bannerjee de la Universidad de Nuevo México, el campo ha perdido hasta la mitad de su intensidad en los últimos 4,000 años. También se ha comprobado que todos los vertebrados y nuestro cerebro están dotados de esa misma frecuencia de 7,83 hercios. Empíricamente se ha constatado que no podemos ser saludables fuera de esta frecuencia biológica natural. Siempre que los astronautas, en razón de los viajes espaciales, quedaban fuera de la resonancia Schumann, se enfermaban. Pero sometidos a la acción de un "simulador Schumann" recuperaban el equilibrio y la salud. Por miles de años el palpitar del corazón de la Tierra ha tenido esta frecuencia de pulsaciones y la vida se ha desarrollado en un relativo equilibrio ecológico. Sucede, sin embargo, que a partir de los años 80, y de forma más acentuada a partir de los años 90, la frecuencia se elevó de 7,83 a 11 y a 13 herzios. El corazón de la Tierra se disparó y de manera coincidente se hicieron sentir desequilibrios ecológicos: perturbaciones climáticas, mayor actividad de los volcanes, crecimiento de tensiones y conflictos en el mundo y aumento general de comportamientos desviantes en las personas, entre otros. Debido a la aceleración general, la jornada de 24 horas es, en realidad, solamente de 16 horas. Por lo tanto, la percepción de que todo está pasando demasiado rápido no es ilusoria, tendría una base real en este trastorno de la resonancia Schumann. No pretendo reforzar el tipo de interpretación de los iluminados . Solamente enfatizo la tesis -de que la Tierra es, efectivamente, un superorganismo vivo, de que Tierra y Humanidad formamos una única entidad. Si queremos que la Tierra reencuentre su equilibrio debemos comenzar por nosotros mismos.