jueves, 4 de octubre de 2012

Pro-Vida



Buenas noches a todos. Sé que os debo, por prometido, unas fotos, pero van a esperar un poco. Hace ya bastante tiempo que no hablamos de cosas serias de las de política y ya toca. Hoy toca “una de Cal”. Y digo bien una de Cal, producto caustico como el tema a tratar.  La cosa va de la  Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.
Cómo veis el tema no es baladí, es espinoso. ¿Qué pretende el PP? La respuesta es clara, es un tema ideológico y hay que cambiarlo, hay que modificar una ley orgánica que reconoce unos derechos (reconocimiento suscrito por el Estado Español en tratados internacionales) a las mujeres, pero con lo que el PP no está conforme porque según ellos, la mujer sufre una violencia estructural que no la permite discernir con claridad, vamos que tienen que ser tuteladas aún en contra de su voluntad.
Antes de nada y como dice un buen y querido amigo, por más señas, ponente de la L.O. 2/2010, aclarar de entrada, que por mucho que puedan pensar otros, soy radicalmente Pro-Vida. Sí, yo soy antiabortista.
Ahora bien, lo que no puedo ni quiero, es imponer mi criterio moral a nadie. ¿Quién soy yo para tal cosa?
Por eso, precisamente por eso estoy a favor de la Ley.
 Ley por otra parte que además de garantista “no es de obligado cumplimiento”.
Ahora resulta que nuestro querido Gallardón quiere cambiar la Ley, tal vez quiera enmendar la torpeza de su padre gracias al cual el Supremo mandó incluir el daño psicológico en los aspectos de la anterior ley y por donde vino el coladero para practicar abortos. (Si alguien duda, que recurra a las hemerotecas) Ahora quieren volver a una ley de supuestos restrictiva hasta la saciedad, hasta querer prohibir el aborto terapéutico. Me asusta y mucho que alguien intente imponer su moral hasta esos extremos. Está condenando a un posible ser humano a una existencia de dolor y pena, al posible nasciturus y a sus padres, pero aún más, al tiempo se están cargando la Ley de Dependencia con lo que la condena es aún más dura.
Sólo os pido una cosa. Leed la Ley, leedla atentamente y decidme de toda la primera parte la de la salud sexual y reproductiva ¿Cuánto se ha aplicado?
Otra cuestión. Estamos hablando de derechos, no de biología, hablando de biología y de cuando empieza la vida no se ponen de acuerdo ni en el Vaticano. Aquí nos remitimos a los derechos reconocidos por la Ley Española, legislación os recuerdo garantista con los derechos del nasciturus. Por favor nada de insultos, nada de aspavientos ni cosas por el estilo. Diálogo, argumentación y lógica. Os recuerdo que dentro de la lógica no entra ni a empujones la Fé, sea esta la que sea.