viernes, 14 de noviembre de 2008

IDEOLOGÍA

El otro día en 24h Tv, he visto, un robot escribir, con una caligrafía preciosista, la Biblia. ¿Se puede escribir sin conciencia? Los antiguos amanuenses y copistas sabían lo que hacían o simplemente copiaban una grafía? Todas las religiones y corrientes filosóficas se basan en escritos antiguos, pero… los transmisores de ese conocimiento ¿sabían lo que estaban haciendo? En política ocurre otro tanto se repiten conceptos e ideas, más o menos acertados, más o menos correctos, pero a base de repetirlas una y otra vez, se termina por creer en ellas con fe de ciego. Las ideas son eso, ideas, es decir una abstracción, una entelequia y solamente cuando se transmiten comienzan a tener cuerpo, vago, etéreo en un principio, la mayor parte de ellas, las ideas, no pasan de esa fase de vaguedad, cuando esas ideas comienzan a plasmarse en cuando toman cuerpo y si alcanzan su objetivo, si se llevan a la práctica es cuando son, son realidades, son proyectos, sencillamente son. Pero esas ideas plasmadas son en realidad auténticas ideas o… ¿hacemos como el robot? ¿Pensamos o simplemente repetimos de corrido esos conceptos? Los actuales Partidos Políticos, los de Izquierdas, ¿tienen en la actualidad ideología? ¿O lo que llamamos así no son más que retazos de lo que fue? En los discursos, en los meeting si que aparece una cierta ideología, un barniz ¿o es solamente demagogia? Cada vez los discursos ideológicos son los menos, y el personal, cada vez menos formado, comprende menos esa transmisión de ideas, esas ideas no se materializarán en la realidad, se quedan en simples entelequias y las gentes, las buenas gentes creen que solo es posible la realidad cotidiana, no alcanzan a comprender que otra realidad es posible. Otra realidad más amable, más humana, tal vez, menos egoísta. En estos tiempos duros que nos toca vivir es curioso ver como se recurre a fórmulas del pasado, a teorías en teoría ya olvidadas, a las viejas recetas, pero por desgracia no nos valen, son insuficientes. Y vuelvo a preguntar, ¿Dónde está la ideología? Hemos alcanzado un nivel de bienestar, algunos, impensable hace 30 años, hemos alcanzado un nivel tecnológico de ensueño, ¿tan difícil es hacer comprender que ahora es el momento de transformar la sociedad? Ahora es cuando los que tenemos más debemos ayudar a los que tienen menos. No se trata de igualar a todos por abajo, sino de igualarnos por arriba. ¡Las desigualdades son tan abrumadoras! Ahora es el momento de la ideología y de su correcta aplicación.
SED BUENOS Y PECAD MUCHO

martes, 11 de noviembre de 2008

Anoche en Tele Extremadura vi la última ½ hora, algo más de la película ¿Conoces a Joe Black?
(dirigida por Martin Brest y protagonizada por Brad Pitt, Anthony Hopkins, Claire Forlani, Jake Weber, Marcia Gay Harden, ...) A parte de ser un magnífico largometraje de actores. Digo bien, de actores, tanto Hopkins como Pitt están soberbios, es una película que no se… te deja un regusto agridulce.
¿Qué es una visión muy bucólica de la muerte? Pues sí, ¿Y?...
La verdad es que no me importaría que mis últimos días fuesen así.
La película es en verdad original. Original en poner a Pitt como “la muerte” que es Ella y ponen a un El. Original y tremendamente humana al dotar a la muerte de esos sentimientos. Es curioso el concepto de muerte en que nos movemos.

En oriente el concepto es tan distinto como lo puede ser una lechuga de una rosa, los dos son vegetales pero... En una parte de ese no tan lejano oriente uno se muere y se acabó. En otra, la muerte no es si no un paso más en la rueda interminable de la vida, el concepto de “vida” es amplio y abarca la vida y la muerte (otra forma de vida).
En el catolicismo la cosa está confusa. No se aclaran si creen en la reencarcanción o no. Creen en el más allá, en los Cielos, en el infierno y en la resurrección de la carne al final de los tiempos (largo me lo fiáis amigo Sancho).
Pero a lo que vamos. No he visto la que para mi gusto es de las mejores escenas de la película, me refiero a la conversación que mantiene en el hospital con la vieja negra brasileña, único personaje que reconoce a la muerte en Pitt, ésta le recrimina su actuación y le recrimina y con razón que El/Ella quiera sentir como humano (no imagino estos sentimientos en la muerte) y ella ( la vieja) no acabe de morir y descansar del cáncer que la está matando.
No es la primera vez ni será la última que el cine toca el tema de la muerte, casi siempre, por no decir siempre el enfoque es tremendamente humano, tremendamente simplista y antropocéntrico.
De todas sus representaciones me quedo con la descarnada y su guadaña, la gran igualadora, la que carece de sentimientos, mueve su herramienta de derecha a izquierda, recortando hacia dentro en el final del movimiento, con un balanceo de caderas, y todo cae cortado a la misma altura, a ras del suelo, segado. “Sic transit gloria mundi”

Hermosa, cruel y dulce segadora, siempre te han retratado fea y cruel. Y no lo eres, ni cruel, ni dulce, ni hermosa, por no ser, ni eres. Eres esa fiel y generosa compañera que nace con nosotros y con la que apostamos quién de los dos llegará más lejos, y Tu generosa, nos das toda una vida de ventaja para al final volver a estar juntos ¿por toda la eternidad? ¿Quién sabe? Lo único seguro es que a la postre todos lo sabremos.