martes, 11 de noviembre de 2008

Anoche en Tele Extremadura vi la última ½ hora, algo más de la película ¿Conoces a Joe Black?
(dirigida por Martin Brest y protagonizada por Brad Pitt, Anthony Hopkins, Claire Forlani, Jake Weber, Marcia Gay Harden, ...) A parte de ser un magnífico largometraje de actores. Digo bien, de actores, tanto Hopkins como Pitt están soberbios, es una película que no se… te deja un regusto agridulce.
¿Qué es una visión muy bucólica de la muerte? Pues sí, ¿Y?...
La verdad es que no me importaría que mis últimos días fuesen así.
La película es en verdad original. Original en poner a Pitt como “la muerte” que es Ella y ponen a un El. Original y tremendamente humana al dotar a la muerte de esos sentimientos. Es curioso el concepto de muerte en que nos movemos.

En oriente el concepto es tan distinto como lo puede ser una lechuga de una rosa, los dos son vegetales pero... En una parte de ese no tan lejano oriente uno se muere y se acabó. En otra, la muerte no es si no un paso más en la rueda interminable de la vida, el concepto de “vida” es amplio y abarca la vida y la muerte (otra forma de vida).
En el catolicismo la cosa está confusa. No se aclaran si creen en la reencarcanción o no. Creen en el más allá, en los Cielos, en el infierno y en la resurrección de la carne al final de los tiempos (largo me lo fiáis amigo Sancho).
Pero a lo que vamos. No he visto la que para mi gusto es de las mejores escenas de la película, me refiero a la conversación que mantiene en el hospital con la vieja negra brasileña, único personaje que reconoce a la muerte en Pitt, ésta le recrimina su actuación y le recrimina y con razón que El/Ella quiera sentir como humano (no imagino estos sentimientos en la muerte) y ella ( la vieja) no acabe de morir y descansar del cáncer que la está matando.
No es la primera vez ni será la última que el cine toca el tema de la muerte, casi siempre, por no decir siempre el enfoque es tremendamente humano, tremendamente simplista y antropocéntrico.
De todas sus representaciones me quedo con la descarnada y su guadaña, la gran igualadora, la que carece de sentimientos, mueve su herramienta de derecha a izquierda, recortando hacia dentro en el final del movimiento, con un balanceo de caderas, y todo cae cortado a la misma altura, a ras del suelo, segado. “Sic transit gloria mundi”

Hermosa, cruel y dulce segadora, siempre te han retratado fea y cruel. Y no lo eres, ni cruel, ni dulce, ni hermosa, por no ser, ni eres. Eres esa fiel y generosa compañera que nace con nosotros y con la que apostamos quién de los dos llegará más lejos, y Tu generosa, nos das toda una vida de ventaja para al final volver a estar juntos ¿por toda la eternidad? ¿Quién sabe? Lo único seguro es que a la postre todos lo sabremos.

12 comentarios:

Borrasca dijo...

Malo yo no pienso en la muerte ni cuando veo películas sobre el tema, creo en aquello que dicen: El muerto al hoyo y el vivo al baile...
Lo que si tengo es seguro de vida, para paliarles un poco la pena a los que lloren mi partida, ya sabes, las penas con plata son más llevaderas.

Besos borrascosos

Likuid dijo...

Malo, excepcional exposición. La muerte me atrae, me parece fascinante y cuanto más de cerca te toca, más. Siempre que sea muerte natural, he de decir.

Malo Malísimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Malo Malísimo dijo...

Querida amiga, tan sólo con el seguro( gratuito) que te ofrecen los bancos por tener allí una nómina tienes más que de sobra para una incineración. Yo también soy de esa filosofía, la puñetera vida no te deja más opciones. Y por otra parte, una vez muerto, que les den a los vivos.
Likuid, caro amigo, ¿muerte natural?, todos los que se mueren lo hacen de muerte natural. Lo que no es natural es la forma de morir.Por lo demás, lo natural ¿que es?
Yo, por desgracia, en su momento hube de ir contra natura, y aunque nunca lo superas, te sobrepones. La muerte o te eleva o te hunde, no caben otras opciones.

Likuid dijo...

Amigo Malo, en mi opinión la muerte natural es la debida a la edad únicamente. Las demás también son naturales, por supuesto, pero son trágicas, inesperadas y nada interesantes. En mis carnes han hecho muescas ambas, como a todos imagino, y la diferencia de dolor que producen es abismal. Las que yo llamo naturales no hieren, ayudan a entender la vida. Las traumáticas (accidentes, cáncer a los 30 años, suicidios...) hieren, aunque también ayudan. Y no me interesan mucho, cuanto más lejos mejor.
Vaya lío, no sé si me he explicado.

joaquin dijo...

Malo este post lleva dos semanas de retraso.

A mi este tipo de contenidos me da yuyu, aunque entiendo que hay que hablar de forma natural de la muerte, pero sinceramente, cuanto más lejos mejor de tod@s.

Por cierto, ¿no habrás estado por Méjico (México, en azteca)?. Porque hablar de esta forma de la muerte no es algo consustancial en nuestra cultura, la española, no la hipanoamericana.

Que seas bueno.

Malo Malísimo dijo...

Querido Likuid, te explicas perfectamente y es opinión común y generalizada.
Joaquín. no entiendo eso del retraso. Por lo demás no conozco personalmente México, pero te aseguro que a nada que pueda, me verás en Plaza Garibaldi tomando y cantando con cualquier Mariachi, y si la resaca lo permite pateando Palenque. Muy aguda tu obsevación cultural, pero se refiere a la cultura actual descafeinada que tenemos ahora, en la tradición clásica sí que se daba ese culto al Hades y esa manera de entender la muerte. En México ocurrió que se juntaron las ganas de comer de los aztecas, toltecas y demás con nuestro hambre, y claro pasó lo que pada. Por cierto ¿sabes que en Méjico nació hace unos años una religión variante del cristianismo y que veneran a la Santa Muerte? Ya han llegado a España y están teniendo bastante éxito.

joaquin dijo...

Malo, me refiero a la celebración del 2 de noviembre, porque en el día 1 no creo en eso de los santos, que son beatificados en función de la presión que ejerzan sobre el Vaticano, ej. Escrivá de Balaguer.

En cambio, en la celebración del día 1, nos estamos contaminando (¿positiva o negativamente?) de la cultura anglosajona con Halloven.

Que seas bueno.

Malo Malísimo dijo...

¿El jalogüin? ¿Eso que é lo que é?

Recuerdo muy de chiquinino de vaciar calbazas y cortarles la boca y los ojos y ponerles dentro una vela encendida, y comer huesos de santos que se horneaban en casa
y alguna cosa más. El halloven, fiesta Irlandesa descafeinada por los Yanquis, es un invento comercial. El día de los Difuntos es un día de Cementerio, no de borracherra que es en lo que ha degenerado aquí la celebración

Borrasca dijo...

Malo como no conozco tu correo para enviarte un mensaje privado, me toca ponerme colorada en público jajajajajaja No seas tan lindo que te como a besos!!!!!!!!!!

Si los hombres enamorados de su mujer por más de 30 años son los que me pierden, pero tranquilito, por encima del juego está el respeto y el cariño, y tú me inspiras ambos con creces.

Besos juguetones

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Malo Malísimo:

Muy buena entrada. A mi la película también me gustó mucho.

Además de la historia de amor, está la actuación contra ese grupo de especuladores que renuncian a la economía productiva.

Por cierto, pásate por la fábrica; se reclama tu presencia. Eres la estrella de la misma, estamos ansiosos por que nos recomiendes sus recetas de Chamán.

Recibe un abrazote amigo.

Malo Malísimo dijo...

Entre unas y otros vais a conseguir que me sonroje…
Gracias a todos.

Pd.- Javier acabo de pasar por la fábrica, pero ando un tanto despistado. Poco a poco