viernes, 14 de noviembre de 2008

IDEOLOGÍA

El otro día en 24h Tv, he visto, un robot escribir, con una caligrafía preciosista, la Biblia. ¿Se puede escribir sin conciencia? Los antiguos amanuenses y copistas sabían lo que hacían o simplemente copiaban una grafía? Todas las religiones y corrientes filosóficas se basan en escritos antiguos, pero… los transmisores de ese conocimiento ¿sabían lo que estaban haciendo? En política ocurre otro tanto se repiten conceptos e ideas, más o menos acertados, más o menos correctos, pero a base de repetirlas una y otra vez, se termina por creer en ellas con fe de ciego. Las ideas son eso, ideas, es decir una abstracción, una entelequia y solamente cuando se transmiten comienzan a tener cuerpo, vago, etéreo en un principio, la mayor parte de ellas, las ideas, no pasan de esa fase de vaguedad, cuando esas ideas comienzan a plasmarse en cuando toman cuerpo y si alcanzan su objetivo, si se llevan a la práctica es cuando son, son realidades, son proyectos, sencillamente son. Pero esas ideas plasmadas son en realidad auténticas ideas o… ¿hacemos como el robot? ¿Pensamos o simplemente repetimos de corrido esos conceptos? Los actuales Partidos Políticos, los de Izquierdas, ¿tienen en la actualidad ideología? ¿O lo que llamamos así no son más que retazos de lo que fue? En los discursos, en los meeting si que aparece una cierta ideología, un barniz ¿o es solamente demagogia? Cada vez los discursos ideológicos son los menos, y el personal, cada vez menos formado, comprende menos esa transmisión de ideas, esas ideas no se materializarán en la realidad, se quedan en simples entelequias y las gentes, las buenas gentes creen que solo es posible la realidad cotidiana, no alcanzan a comprender que otra realidad es posible. Otra realidad más amable, más humana, tal vez, menos egoísta. En estos tiempos duros que nos toca vivir es curioso ver como se recurre a fórmulas del pasado, a teorías en teoría ya olvidadas, a las viejas recetas, pero por desgracia no nos valen, son insuficientes. Y vuelvo a preguntar, ¿Dónde está la ideología? Hemos alcanzado un nivel de bienestar, algunos, impensable hace 30 años, hemos alcanzado un nivel tecnológico de ensueño, ¿tan difícil es hacer comprender que ahora es el momento de transformar la sociedad? Ahora es cuando los que tenemos más debemos ayudar a los que tienen menos. No se trata de igualar a todos por abajo, sino de igualarnos por arriba. ¡Las desigualdades son tan abrumadoras! Ahora es el momento de la ideología y de su correcta aplicación.
SED BUENOS Y PECAD MUCHO

10 comentarios:

Likuid dijo...

Bonito pero utópico.

Borrasca dijo...

Pienso como Likuid, lo que planteas es una utopía, más ahora que estamos en época de crisis y recesión. La vida es sueño y los sueños, sueños son...

Besos borrascosos

Pantagruel dijo...

¿Cómo que utopía? En nuestra mano está el que sea cosa palpable, realista y real.

joaquin dijo...

Este es mi Malo, dí que sí que llevas razón. Pero tenemos que ser atrvidos empezando por nuestro Presidente Zapatero, que esperemos que hoy en la Casa Blanca opte por el discurso ideológico y no por el institucional. Espermos que le haga caso a Caldera y no a Solbes, si total ya estamos en recesión con las formulas neoliberales, porque no utilizar remedios de la socialdemocracia.
Ahí os dejo el enlace de una noticia del Periódico Extremadura http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/noticia.asp?pkid=409226

Que seas bueno, Malo, y para los demás un saludo.

Satine dijo...

Es posible que sea una utopía, o tal vez un sueño, pero no dicen por ahí, que los sueños se hacen realidad si luchas por ellos¿?¿¿...besis y piquitos

Malo Malísimo dijo...

Según algunas teorías, unas ya clásicas y otras más modernas, la proyección de una idea es el inicio de su materialización. Si uno se concentra con la suficiente fuerza, intensidad y constancia esa idea se proyecta fuera de uno mismo y adquiere identidad propia, por así decirlo, Panta no estará muy de acuerdo con esto, ya que tiene que ver con el inconsciente colectivo, pero ya se demostrará.
Las Utopías sólo son ideas sobre las que nadie proyectó realmente el deseo de realizarse y están ahí esperando. Si todos creyésemos de verdad en ellas, de seguro que se hacían realidad.

Pantagruel dijo...

Como que no, Malo? Solo me tienes que aceptar que ese inconsciente colectivo son un montón de cerebros currando en la misma dirección.

Malo Malísimo dijo...

Totalmente de acuero Panta, cuantos más cerebros mejor para conformar uno bien gordo que haga las cosas cono dios manda, mande quien mande

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Malo Malísimo:

Muy buen post. Casi te lo respondo con el nuevo que yo he subido hoy. Como dice Ruth, parece que estamos sincronizados.

Es cierto, se actúa de forma robotizada. Tenemos dirigentes políticos e institucionales que se han especializado en el saber hacer, pero no en el saber ser. Resultan muy distantes, fríos, calculadores. De much@s se podría decir que han perdido su perfil humano, no salen de lo políticamente correcto. Cuando estás con ellos es como si estuvieras con un muñeco de cartón piedra.

Es hora que la ciudadanía empiece a exigir cambios sustanciales, cambios que nos humanicen, cambios que nos posibiliten participar activamente en el diseño de este mundo, de esta vida que nos toca vivir. Hemos de cambiar el todo para el pueblo pero sin el pueblo, por el todo para el pueblo pero a través del pueblo. Dicho sea con otras palabras: Esto es de tod@s y ha de ser entre tod@s.

Recibe un abrazote amigo.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola Malo Malísimo:

Hablando de Robot, hace unos días nos informaban los mm.cc. de la invención de un robot con rasgos humanos. Lo que decía la noticia no tiene desperdicio:

Imita los gestos recogiéndolos con una cámara y traduciéndolo en muecas. Es capaz de sonreír y de arrugar la frente. También imita el habla humana. En su vídeo de presentación amenaza con destruir el Mundo.

Desde luego es terrible lo de la memoria mecánica. Como si no tuviéramos suficiente con las mentes mecánicas y repetitivas que crea el sistema educativo libresco y de clase magistral que padecemos, ahora esto.

Para evadirnos de esta realidad tan sórdida lo mejor es sumergirse en Pestalozzi. Si te apetece en mi blog dejo unas líneas sobre este magnífico pedagogo que rechazaba los libros de texto.

Recibe un abrazote amigo.