miércoles, 21 de enero de 2009

FREEGANS

FREEGAN

Se denomina freegan a gente que emplea estrategias alternativas para vivir, basadas en un uso limitado de la economía convencional, y en reducir al máximo el consumo de recursos. Abogan por la vida en comunidad, la generosidad, la conciencia social, la libertad, la cooperación y el compartir en oposición a la sociedad basada en el materialismo, la apatía social, la competición, la conformidad y la codicia. El Freeganismo es un movimiento de boicot total a un sistema económico actual que propicia el beneficio de unos pocos frente a las mejoras comunitarias.

Dicho así no nos enteramos que o quienes son. Pero si decimos que son personas que recogen los productos en buen estado que supermercados, restaurantes y particulares tiramos a la basura, el tema empieza a clarificarse.

Según la noticia publicada el pasado lunes por el diario Hoy, los 150 supermercados de una cadena francesa, generan al año 56.000 toneladas/año sólo de residuos perecederos, de comida, con los que se podrían alimentar 110.000 personas (unas 30.000 familias).

Mas o menos siguiendo esa media a Badajoz nos corresponderían unas 750 Tm/año sólo con dos de esos supermercados franceses, después habría que sumar los 8 o 10 nacionales y los otros 8 o 10 regionales/provinciales, sin contar las pequeñas tiendas de barrio.
A bulto nos vamos como poco a 2000 Tm año, que vienen a ser unos 5.500k/día.

De toda esta comida que se tira, solamente una pequeñísima parte, la correspondiente a los pequeños supermercados y tiendas de barrio se puede recuperar del cubo de la basura, el resto se destruye.
Cualquiera que se de una vuelta por no importa que ciudad verá en estos aciagos días a muchas, demasiadas, personas rebuscando algo que comer en los contenedores de basuras.
La inmensa mayoría de estos modernos rebuscadores no lo hacen por seguir ningún movimiento alternativo o por ir contra el sistema, lo hacen por pura y simple necesidad, lo hacen por HAMBRE, y los demás ni los miramos, pasamos a su lado y ni tan siquiera los vemos mientras ellos rebuscan entre basuras su sustento.

Aun recuerdo de mi niñez oír hablar a los mayores de ir al rebusco, de ir por los campos a espigar, a recoger las patatas, los tomates, las habas que se quedaban en los campos tras su cosecha, pero aquella era otra hambre, otra necesidad, la de ahora es pura y llanamente vergüenza, vergüenza de que los comedores sociales de las monjas no tengan suficiente para alimentar tanta boca, vergüenza de que el Banco de Alimentos se quede vacío antes siquiera de llenarse, vergüenza de que el negocio prime sobre la más básica caridad, tan cristianos todos, tan buenas personas todos. Todas las confesiones dicen: “da de comer al hambriento”, la verdadera fe que impera dice: “si no se vende se destruye y que les den”

¿Tanto les supone a estas firmas comerciales, no ya repartir, sino dejar que las organizaciones dedicadas a ello, las monjas, el Centro Hermano, Cruz Roja, Cáritas, el Banco de Alimentos… retiren esos alimentos que se van a destruir? ¿Cuántas familias que no van a comprar, porque no pueden, podrían comer decentemente a diario?

No, no lo entiendo. Si no lo quieren, si no lo van a vender. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué esta política? Si hasta tendrían publicidad gratis, sería primera plana y cabecera de telediarios amén del boca a boca. ¿Entonces…?

Todos dicen que tenemos que aprovechar esta crisis para cambiar muchas cosas, empecemos por lo más sencillo, básicamente por humanizarnos.

30 comentarios:

Likuid dijo...

Malo, vente pal Suroeste a convencer a nuestros políticos.

Pantagruel dijo...

Intuyo que con este post quieres quitarte ese estigma de que te preocupas de los negritos del África y no de lo que pasa en tu tierra. O no?

ignatius dijo...

Malo,tienes toda la razón en lo que comentas,pero te voy a contra algo que no se si sabrás.
Aquí en Salamanca,la ONG en la que yo colaboro,tuvo la idea de ir al Corte Inglés y a Hipercor, a pedirles que aquello que fueran a tirar y que no cumpliera criterios estéticos y de caducidad, nos los dieran para llevarlo a los comedores sociales.
Quedaron en contestarnos.
Tres dias después,el director del Corte Inglés,nos comentó que sintiéndolo mucho,no podían, y no por que no quisieran, si no por que ellos ya habian tenido esa idea a nivel nacional, y desde el Gobierno, cuando se lo comentaron a través del Ministerio de Asuntos Sociales, les dijeron que NO por "la imagen tercermundista que se daba" y "que no era aconsejable".
Si quieres confirmarlo,Malo,haced la prueba en Badajoz.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola Malo Malísimo:

Llegan tiempos de dilapidar menos y de economizar y organizar más. Son muchos los productos de todo tipo que se desechan. Hay que organizar una producción alternativa para aquellos que más lo necesitan. Hay que recobrar el concepto de hermano y tratar a los demás como tales y unirnos más a ellos.

Por cierto, la Unión de Hermanos Proletarios es la consigna simbolizada en la Alianza Obrera suscrita por la Federación Socialista Asturiana, la Unión General de Trabajadores y la Confederación Regional del Trabajo de Asturias (León y Palencia) en febrero de 1934. La consigna fue idea de Amador Fernández, destacado dirigente socialista.

Recibe un abrazote amigo.

Joselu dijo...

Supongo que lo que escribes tiene su lógica aplastante. Lo veo cada día en las tiendas y supermercados. Hay una enorme cantidad de productos que caducan, pero que todavía están buenos, y que son destruidos para no crear precedentes. Forma parte de la economía capitalista convencional. Lo que no se vende no se debe regalar porque ello supondría bajar los precios. Mejor es destruirlo sin que aproveche a nadie. Cuando llego al final del día a la panadería o la pescadería, lo que está allí ya no se va a poder vender. ¿Por qué no lo rebajan? ¿Por qué no lo regalan a los necesitados? Intríngulis de la mentalidad capitalista, pero que Ignatius aclara bastante.

ID dijo...

No es que no esté de acuerdo con lo que decís, todo lo contrario, pero me parece que en los análisis hay que ver con honestidad todos los lados posibles a las cosas, es decir, sin hacerse uno trampas. Digamos hacer de abogado del diablo.

Parte del problema, llamadle pretexto si lo preferís, es la dificultad moral y de responsabilidad civil que supone ofrecer a las personas necesitadas los productos rechazados de la venta.

No es lo mismo que se retire un producto por razones exclusivamente comerciales (difícil venta), a que se retire por razones ligadas a la sanidad (caducidad o deterioro). Es probable que resolver la gestión de este aspecto no sea barata y/o requiere un montaje legal especial y posiblemente politicamente expuesto. Pensemos en que ideas bien intencionadas como esa se pueden convertir en fuente de crítica malintencionada.

Con esto último no quiero decir que por evitar la crítica malintencionada mejor se abandona la iniciativa, sino que al desarrollarla hay que esmerar la prudencia y la anticipación para no dar flanco a los malintencionados.

Malo, gracias por tus maldades (adjúntase canon de peloteo).

amaya dijo...

Ignatius:
Me interesa muchísimo la información que comenta.
Le rogaría que su pusiera en contacto conmigo a través de mi email.
Gracias.

Malo Malísimo dijo...

Likuid, hijo, si a veces me cuesta convencerme a mi mismo.
Panta, no tiene nada que ver con los negritos, ese es otro problema y de más dificil solción, tiene que ver con que hasta hace menos de un año, resultaba dificil darle salida a todos los alimentos del Fondo Europeo de Garantía Agraria, el FEGA, y ahora, no llegan para atender tanta demanda...¡si algunos supieran...!
Ignatius, gracias por la información, veremos que se puede hacer con ella, al menos dar la tabarra. Joselu, Javier ese que comentais cada uno a su manera es el fondo del problema. ID. Querida mosca conojera, la cuestión no radica en los productos que por sus cualidades puedan resultar dañinos, pescado por ejemplo. La fruta golpeada se desecha porque la gente no la quiere, las latas abolladas por golpes se desechan, el pan por ponerse correoso, las fechas de caducidad de los productos más perecederos, como el yogourt, tienen varios días de margen. Por lo demás, los Almacenes no tendrían que hacer nada, lo harían las organizaciones que fuesen a retirar los alimentos. Desarrollar esto es simplemente tener ganas de ponerse a ello.
Amaya, gracias por tu visita.

Malo Malísimo dijo...

Ignatius, las cosas claras. La verdad molestará más o menos, pero nunca ofende.
La cosa quedó meridianamente clara, y mi información fue para que supiese de donde vienes esos lodos. De todas maneras, le veo un tanto "quemado" con el tema, nada hombre, piense que si los tontos diesen luz tendríamos que llevar gafas de sol hasta de noche.
No les preste atención, vamos ni puñetero caso.

lorenzo dijo...

O yo vivo en otro planeta o ya no se que pensar...
¿A ustedes no les parece escandaloso lo que comenta Ignatius?.¿Que se prefiera que se tire la comida a la basura,en vez de darla a organizaciones,por una cuestión de imagen del Gobierno?.
Es inaudito.

Amigo de la Dialéctica dijo...

AVISO IMPORTANTE.

Hola amig@s de este blog:

Ya tenemos acceso al blog del Presidente de los Estados Unidos. La política 2.0 de estar cerca para sentirse cerca avanza con pasos decididos. Además, pone a disposición de los ciudadanos un buzón de correo-e. Es algo para emocionarse. A continuación quedo el enlace:
el blog de la Casa Blanca, el blog de Barack Obama .

Recibid un muy fuerte abrazote amig@s.

JOSÉ dijo...

Lo que ha comentado Ignatius es lamentable. Y demuestra no sólo cinismo político por parte de los gobernantes, sino falta de empatía, humanismo y desprecio al ser humano en beneficio de cuestiones tan banales y superfluas como la imagen.

Despreciable.

Un saludo a todos

JOSÉ dijo...

Por cierto, Malo.

Hace un mes estuve escuchando por la radio a un ganadero que se quejaba del enorme superávit de toros que va a ver este año sin ser lidiados. Parece que la crisis ha llegado al mundo taurino.

Criticaban que los impuestos para tales menesteres eran excesivamente altos en comparación con otros festejos populares y exigían una bajada de los impuestos para proteger la lidia.

¿Intento de acorralar la fiesta?

Un saludo

ID dijo...

A las primeras de cambio se ve lo que yo vaticinaba... no tiene remedio, las soluciones simplistas conllevan oportunismo...

Instructivo esto de ver a la derecha, que se muere por recortar la política asistencial universal, como se afana por demostrar la falta de sensibilidad del gobierno...

Según parece, la improvisación y el impulso, generoso por naturaleza, de cada ciudadano dan cumplida satisfacción a los que se hallan en dificultades. Nada de cobertura de paro, especialmente para los tontos inmigrantes que sólo nos exprimen nuestro sistema asistencial, lo que resuelve la cosa es dar de comer a quién no tiene de qué.

La distribución de alimentos retirados del mercado no es coña, se debe hacer con mucho tacto y vigilancia, evitad el simplismo o informaos.

Malo Malísimo dijo...

José, me gustan los Toros "con reservas", no me gusta para nada ver sufrir a los animales, y se podría evitar. Dicho esto, vivo en tierra de torros en 50 km a la redonda tenemos varias muy buenas ganaderías taurinas, y si no se torean, tendrán que sacrificar y le perderán unos buenos cuartos y pagarán los de siempre, los obreros. Esperemos que la cosa no sea tanto como parece.
Totalmente de acuerdo e indignado con la noticia de Ignatius, esperemos, yo siempre bien pensante, que dadas las actuales circunstancias cambien de opinión.
Javier, gracias por la información.
Por cierto, ¿en inglés, en castellano, con traductor? Porque a mi me sacas del portugués y voy dado.
ID, totalmente de acuerdo, esas cosas se hacen bien, vamos, como dios manda, mande quien mande.

Por cierto Ignatius, ¿en qué año ocurrió lo que nos comentas?

Nieves dijo...

Espero y confío que las cosas vayan cambiando y se busqué una buena manera de solucionar para que ni se tiré tanta comida y se puedan alimentar aquellos que lo necesitan xon lo que a otros parece ser les sobra. ¡Triste!

¿Tan difícil es ser generoso?

Al garete con la imágen que se dé, de lo que se trata es de que nadie pase hambre, ¿no somos un país civilizado? ¿no nos mueven principios democráticos?

En tiemos de crisis, soluciones prácticas.

No soy capaz de hacerte llegar un correo, me da error con cualquiera de las direcciones que me enviaste.

Saludos. Nieves.

ignatius dijo...

MALO:
Pues fue en noviembre del pasado año.
Yo llevo quince años colaborando con esta ONG y antes sacabamos alimentos fuera de España;ahora los necesitamos dentro.

ID dijo...

Tratándose de la cosa de los toros, pienso que la idea de los toros "verdes" de malo merece ser estudiada...

Malo Malísimo dijo...

Pues nada Ignatius, incordiaremos un poco dode duela y moleste.
No se pueden permitir esas formas ni esos planteamientos.

DR. FREUD dijo...

Me ha parecido muy bien esta reflexión, más que el término "freegan". Con lo importante que es saber quiénes somos....

Maritoñi dijo...

Pues a partir de ahora me consideraré Freegan, al menos para estar de moda.

Satine dijo...

ni un pero compañero!!!!

un beso muy muy fuerte!!!!me encantó charlar con un señor tan elegante ayer...vamos ni el gorge clooney...muaksssss!!!!!

Malo Malísimo dijo...

Mi querido Doctor, uno hace un auténtico esfuerzo diario por saber quies es, aunque aveces dude.
Maritoñi, querida, siempre que sea
por moda me parecerá fantástico, saluda a Brian de mi parte.
Satine, gracias guapetona, a ver que hacemos con esas fotos. ¿Por cierto me viste en la tele?

Antonio dijo...

Malo: habría que preguntarle a Don Rocco Varela si puede hacer algo. Algo bueno, quiero decir.

chuly dijo...

La práctica de recoger alímentos a punto de caducar o caducados siendo aptos para el consumo humano, pues no están deteriorados.No es nuevo hay almacenes en el País vasco que los seleccionan y reparten a comedores sociales,residencias de ancianos etc.

El problema es que las grandes superficies se han dado cuenta que pueden hacer negocio incluso con esto.

No es posible que se quemen los excedentes agrarios y sacrifiquen animale, con el unico fin de que el nercado aumente los precios.

un fuerte abrazo desde PLASENCIA.
Ya sabes sigo pensando que te quitas años.

Susana dijo...

Vergonzoso, escandaloso, triste e incomprensible...se me ocurren más ... pero me callo por no ser grosera.

Hitos dijo...

Antonio, mejor a Rouco Sifredi ¿no?

Ahora en serio. Creo que es complicado, si un alimento tiene que ser controlado en fecha y forma, debe ser controlado siempre se use para lo que se use. Aunque hay alimentos que no sé la razón por la que llevan fecha de caducidad, como por ejemplo el aceite.

La cuestión es buscar la formula, el espacio y el tiempo correcto. Un intercambio rápido y eficaz.

Y que alguien me explique como esas empresas pueden hacer negocio de los materiales de los que se deshacen

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola Malo Malísimo:

Las próximas cañas las pago yo.

Por cierto, te he dejado un nuevo post en mi blog en el que te cito como destinatario especial.

Hablo de socialización y de la TIA Madrileña. Dicen las malas lenguas que la Espe es la Superintendentesa, el Consejero Gonzalez es Filemón y Granados Mortadelo. Qué te parece la analogía.

Recibe un abrazote amigo.

Paco Centeno dijo...

Malo, que los excedentes también son negocio, y que lo aprovechan para sacar más. Conozco una empresa de comidas que compra los lácteos a estas grandes superficies, a precios irrisorios, el mismo día que caducan para ponerlos en sus comedores. Están dentro de la caducidad y los agotan en el día sin problemas.
De esas debe haber unas pocas y las grandes superficies encantadas de que así sea.

Ya me dirás que tal por Plasencia. Besitos

Malo Malísimo dijo...

Don Antonio, si así fuese, hasta me comprometía a ir al menos a 3 o 4 novenas y misas mayores, y con el misal de Lefebre (¡tengo uno...!, al lado de unos Apócrifos, y de un Corán, en castellano, claro).
Chuly, que no me quito años, es que resulto fotogénico.
Susan, Hitos, Paco.... si ya sé, pero a uno se le enciende la sangre con esas cosas, luego hablamos de solidaridad, de igualdad.... ¡Y una leche!