domingo, 18 de julio de 2010

Día de Mercadillo

¡A un euro!, este lado a un euro ¡niña! ¡Toas las mujeres pa mi, no quiero maríos…! 6 bragas, tengo 6 bragaaas… a 5 euros. ¡¡Liquidación, liquidación por hambre!!, ¡¡ Ahhh Señora que tengo que pasar, agua, agua fresca… joeee con la paaaya no se quiiita…!!

¡Las bragas de la Pantoja, tengo las bragas de la Pantoja!, ¡A 1 euro la camiseta…con botones y sin botones! , ¡¡Aquí, aquí el corte inglés sin escalera!! ¡Perfumes , perfumes de marca! Aquí, aquí, cositas finas y elegantes, na que vé con el mercaillo.

Hoy domingo mi dueña me rogo y pidió zalamera, ir con ella al mercadillo. (Dice que soy un mentiroso que no fue así) No suelo ir, me agobia tanta gente, tanto empujón y tanta caló, pero era tempranito, algunos tenderos aún estaban montando su negocio.

He oído hablar en “moro”, en portugués y en el particular castellano del mercadillo.

Es un batiburrillo extraño y caótico pero simpático, casi que mágico si lo ves con cierta perspectiva. Se mezclan las alpargatas con los zapatos de “moda”, taconazos con sandalias, camisetas y vestidos con collares y pulseras, la mercería al lado de los frutos secos, la miel y los fridiños, He saludado a conocidos y amigos, a Lupe la mejicana y a su marido Kini, “El Paleto” con su bar/kiosco portátil, algún amigo gitano “de los del curto”(Evangelistas), a la Remedios, “buenos día Remedios…¡Vayan Ustedes con Dios!, asidua usaría de mi mujer en “Hacienda” y a algún familiar. Y claro he comprado. Me he comprado unas sandalias de piel por 12€, un precioso abanico pintado a dos caras por 2€, y… ¡cómo canta!, porque los abanicos “cantan” al abrirlos y cerrarlos

. Ella se ha comprado un collar y unos pendientes que ahora mismo está tuneando, para que le vayan mejor y sean únicos. Y como no, hemos comprado fruta, poca, que con los críos fuera, se estropea y ajos de Aceuchal, los mejores del mundo, ½ kilito bien servido.

Con las fotos, haciendo la última, se me acerca un gitano por detrás y me dice, ¡maestro ¡, ¿No le importa decirme pa qué son las fotos? Para un artículo digital, le contesté. ¿Entonces no es para…? No, no te preocupes, que para eso se usan cámaras buenas, no el teléfono… ¡Y dos buenos guardaespaldas! Me dice. ¿Entonces puedo estar tranquilo? Es que esa muñeca…, me dice señalando el dibujo de una camiseta, nosotros lo compramos en Sevilla y no sabemos si… Quédate tranquilo, si quieres verlo… y le he dado la dirección del blog.

Me ha gustado ir hoy al mercadillo.

22 comentarios:

V dijo...

Uf, qué agobio, nop? A mí es que no me gustan nada de nada :S :S

ODIO con todas mis ganas las aglomeraciones. Encima vivo en planta baja,y cada miércoles ponen uno en la puñetera puerta de mi casa. Es súper divertido escuchar al de los zapatos, al de los bolsos y al de las bragas, que son los que se ponen justo en la fachada de mi casa, a las seis de la mañana ya, hablando a grito pelao entre ellos (ni te cuento a partir de eso de las 10). Es como tenerlos metidos en mi habitación montando ahí la de San Quintín, pues igualico. En realidad como si sí, porque físicamente nos separan tres metros de distancia y un muro de medio metro de ancho (mi manzana es de esas de las que inauguró Franco, que gran deshonor el nuestro).

Hasta tengo una tía que vende plantas en el mercado, fíjate. Y tampoco sabe hablar si no es a gritos. Será deformación profesional, supongo. Aunque mejor esa que la de político y mangante, o similares, si uno lo piensa...

En cualquier caso me alegro de que lo disfrutases tanto, sobre todo ella :):) Eso sí, sintiéndolo de corazón, yo le prendía fuego al abanico, que seguro que es un ful (es que mi pueblo es la cuna del abanico en Vlc, y hay abanicos, y pay-pays, que no son lo mismo ni se parecen, aunque se piense que sí XD).

Besines, Malo. Lo dicho, me alegro de tu buen día de mercado :):)

Malo Malísimo dijo...

V, lo siento por ti. Tiene que ser un coñazo semejante servidumbre.
Y claro, seguro que sin poder coger el coche. Lo de tu tía...preferible esa deformación a las otras.
Ella ha disfrutado más en casa arreglando el collar y los pendientes que un niño con zapatos nuevos. Y no, no es un ful.Es de láminas de madera con un calado geométrico parecido a una X pero con pies y manos, en dos alturas. Es "tipo de hombres" de poca tela y con motivos florales el color de fondo es marrón rojizo. Ya sé que no es una obra maestra y genuina, me encantaría hacerme de uno de marfil y seda...pero creo que no podría pagarlo.

Joselu dijo...

Hace un par de meses estuve en Salt (Girona) para conocer in situ el ambiente de una de las ciudades con mayor índice de inmigración de Cataluña y donde había habido disturbios raciales. Me llegué y había un mercadillo en las afueras. En él había nacionales y marroquíes mezclados, la mayoría mujeres y el ambiente era parecido al que describes. Cuando intenté hacer fotos en seguida me di cuenta de que aquello era agresivo. Nadie me dijo nada pero fui consciente de que no gustaba un pelo. Dejé de hacerlas. Me gusta ser fotógrafo pero no tengo agallas. En cuanto veo que puedo molestar me retraigo. Y allí desde luego molestaba. Si hubiera seguido no sé si me hubieran roto la cámara o la cara. A mi mujer le encantan los mercadillos. A mí no me gusta ir de compras. Pienso que las mujeres (quizás no todas) les encanta mirar aunque no compren, pero si yo no tengo nada que comprar para qué voy a ir. Al menos tú hiciste un reportaje. Ya le buscaste un sentido. Me gusta que vayamos a estar en los mismos paisajes. Un abrazo.

aus dijo...

Malo, eres increíble, vas al mercadillo y haces un repotaje, con agallas, como dice Joselu.

Y bien que te han qedado las fotos, oye. Me gusta la tercera, la de las ropas extendidas en el suelo y las sombras proyectadas. Ya se sabe, la fotografía consiste en captar la luz (y la sombra).

Ah, y la de la nueva cabecera es chula, sí señor. Debe de tener su historia ese plato republicano.

Saludos.

V dijo...

Coger el coche no es problema, el problema está en aparcarlo los martes por la noche XD!!!
Seguro que se lo ha pasado pipa, si precisamente eso es lo más divertido :D :D
Ah, bueno, con respecto al abanico... entonces no es del tipo de los que se hacen aquí. En mi comedor cuelgan tres en estuches-vitrina. Sólo salen de ahí a veces. Pero están hechos de hueso (de canilla de ternera). Mejores que los de marfil, que no hay que cargarse a un elefante para hacerlos :):) Por si algún día se te ocurre y eso, que espero que no! pobres... :(

Besines.

ATB dijo...

Malo

me ha impresionado ese plato que rompieron en mil pedazos y alguien tuvo la paciencia de reconstruir. Toda una metáfora.

Los mercadillos me gustan por lo que tienen de genuinos, de espontaneos. Quizás sea el único mercado en estado puro que nos queda.

A mí tampoco me gusta que me hagan fotos sin pedirme permiso. Y no vendo en mercadillos. Por ahora.

Jose del Viejo dijo...

Bueno a to esto compraste o no compraste algunas cosillas, pues con tanta foto, te dió tiempo? un abrazo guapo

Temujin dijo...

Debo decir, que no puedo ir a los mercadillos, son superiores a mi y eso que conozco a casi todos, los vendedores. Pues a muchos les vendí en su día "la fergoneta"... Si entro, salgo mamado, SR... tómese un vino, ¿cuanto me pagas por esta, si la cambio? etc, etc, etc...
Dicen ellos... que soy más gitano que ellos, pero son habladurias...
Un saludo

Malo Malísimo dijo...

Bueno Joselu, esto es más pequeño, conoces a muchos de los "Tenderos" y es más fácil hacer las fotografías, además ten en cuenta que las hice con el movil y hasta podría haber disimulado. Y lo de darle sentido a la visita...Si es que no tengo ganas de meterme más con el Alcalde y mira que tenemos motivos. Y a mi mujer también le gusta el mercadillo, además como ya conoce los puestos sabe en cuales venden los excedentes de firmas y puedes encontrar auténticas gangas, fuera de temporada o de la anterior pero... qué importa. Pensaré en tí cuando ande por aquellas tieras.

Malo Malísimo dijo...

AUS, como le he dicho a Joselu, no es para tanto y como mi dueña y señora siempre se queja de que no voy con ella... La foto de las sombras...en cuanto lo vi, la pena es no haber llevado la cámara. Y sabía que te gustaría la cabecera.

Malo Malísimo dijo...

V, que el marfil no es sólo de elefante, que los dientes de las morsas, o los nuestros también lo son y no es necesario que sea "marfil" auténtico, el de imitación también vale. En el Museo Provincial de Bellas Artes de la Diptación, aquí en Badajoz tienen varios atenticamente maravillosos. Lo que no recuerdo es si en la actualidad los tienen en exposición. Hace al menos un año que no voy...tengo que volver pronto.

Malo Malísimo dijo...

Bueno. Está bien, ya son dos comentarios. El plato lo encontró mi padre en un pajar en los años 70. Estaba destrozado envuelto en papel de estraza. Estuvo guardado en mi casa bastantes años, hasta que un día lo pegué. Ahora lo tengo en el “estudio” de mi casa entre libros.
Y ATB aunque en las fotos sale gente no enfoqué a nadie. Está feo.

Malo Malísimo dijo...

Jose, encantado de verte por aquí. Si que me dió tiempo. La próxima vez no sé.

Malo Malísimo dijo...

Temujín. Espero que estés disfrutando... no te quemes con el sol. Y si po puedes ir por el mercadillo por algo será...me dá que sí que tu eres más gitano que ellos.

Dr.Mikel dijo...

En el mio son mas puristas, como internet esta tan globalizado y entra hasta en los mercadillo via Wifi, del bar de los bocatas, tambien se habian copiado la promoción: " Por cinco bragas regalamos un libro", eran poemarios de vete a saber de que autores sudamericanos y de donde los habrian sacado.
Saludos.
P.D Me encanta el plato republicano.

María dijo...

¡¡Vaya MALO!!
así que gitaneando en el mercadillo!! :-)


Es que no sé si por ahí se hace, pero aquí, que por cierto es los jueves y muchísimo más en Portugal, el mercadillo, es comprar regateando constantemente.

Yo, ni soy de mercadillo, ni de comprar, ni mucho menos de regatear, que lo hago fatal.

A mi, casi siempre me dan pena, sobre todos los subsaharianos, hasta les dejo propinilla jajaja. Sólo verlos chorreando de sudor y cargando con todo lo que llevan a cuestas, ya me puede.

Nunca he entendido, como comprado una cosa de dos o tres euros, encima algunos pretenden que les hagan rebaja. La que es una fenicia es mi hija, ella sí que no tiene piedad, no sé a quien habrá salido la verdad jajaja bueno, sí que sé:-)

Lo único bonito es el colorido y sobretodo, cuando los feriantes, se ponen como tú al principio de la entrada, a cantar a voces sus mercancías y conquistar a las compradoras a base de cosas que se le ocurren.

En mi cuidad, el mercadillo se coloca por todas partes los jueves (imposible aparcar ese día) hasta justo delante de los juzgados. Hay un hombrecillo zamorano muy simpático que viene siempre en Navidades a vender turrón y es que te partes con él, no sé cómo lo hace, pero siempre tiene un corrillo inmenso al rededor y luego es que el turrón debe ser de arena o no sé, porque te vende cuatro mil tabletas de mil sabores distintos, por dos euros:-)

Un día tienes que ponerte las sandalias y el abanico, te retratas y nos enseñas lo mono que estás :)))


Muchos besos MALO y feliz día.

Malo Malísimo dijo...

+María sólo te voy a dar una pista. Durante los Congresos provinciales y Regionales del PSOE celebrados en Badajoz... yo rompí e hice la puñeta a más de uno con una fotografía de perfil, y el de loewe se queda chico a mi lado, con un abanico... he de reconocer que el fotógrafo del periódico es amigo mío...como un 1/4 de Badajoz... pero como me dijo el Secretario de comunicación... "el teléfono me arde...todos los mariquitas de Badajoz me estábn llamando...Yo sé que ese día le jodí la foto a más de uno...pero es que... cuando voy a algún sitio siemapre hay un periodista...y se me acerca...y les jodo el invento a los oficiales y salgo yo y no me quieren y... jopetas... Voy con Guillermo a Zafra y me entrevistan... voy con el Fondo de Cooperación a Plasencian y me entrevistan...pero sin buscarlo...es que los atraigo, como un imán...y luego se cabrean conmigo... ¿Qué hago?

Antonio dijo...

A mí me dice mi cónyuge que el domingo vamos al mercadillo y no me lleva ni atao, mira que te digo, Malo.

Bueno, amigo, vengo a decirte que me largo mañana a Menorca. Si hay tías buenas, ya te daré razón ;-)

Un abrazo.

Hitos dijo...

Buenas, a mi como a casi la mayoría de los contertulios no me gustan las aglomeraciones, pero el mercao en mi pueblino es parte de la rutina de los martes.

Se compra la fruta y lo que caiga de paso. Lo que no hay en el pueblo.

Mi santo me contaba que de chiquinino vivía en el campo hasta que se escolarizó y esperaba con ilusión el día que Triburcio (era mote, se llama de otra manera) aparecía con la furgoneta cargada de todo lo necesario, de las cosas que no les daba la tierra y los animales (hilos, café, azucar... muchas cosas del trapicheo o contrabando).

La última vez me compré unas calzonas y estaba indecisa con la talla, se me acerca el vendedor pa ayudarme y cuando le pago los 3 leuros me dice "le van a quear preciosas y si no es asin es que están mal hechas" ... lo contentina que me fui pa casa.

P.d.: a mi también me encanta el plato de la república. Si un día hay que hacer una banner pa reivindicarla es la foto ideal.

Malo Malísimo dijo...

Hitos, y tiene razón el vendedor, si no te quedan bien a ti, es que están mal hechas.
Y la foto a tu disposición. Y si quieres más ya sabes dame un silbidito.

Malo Malísimo dijo...

Don Antonio, pasalo mejor que bien en Menorca y ten cuidado con las mozas...que despues te coge la otra por banda y... ya sabes a tentación de bragueta, cuartillo vino.

Jesus dijo...

Osea, que el plato ya estaba roto. Lo digo porque por aquí me dicen que ese plato lo recuerda de toda la vida en casa de su abuela y pensaba que algún destrozo lo hizo ella...
De todas formas le ha hecho mucha ilusión verlo. Y particularmente me gusta más que esa bandera que tenías...
Yo tampoco voy a los mercadillos. No me gustan las aglomeraciones y además, no tengo ganas de ir saludando a mis clientes... Joder, que hay uno que hasta me invitó a su boda. Menos mal que no se casó, ya sabes, cosas de los chicos y de las familias, que no se entendieron... Es que una semana de boda gitana, y siendo conocido de la familia del novio y de la novia..., no hay cuerpo que lo aguante. Vamos, como una mañana de domingo en un mercadillo...