jueves, 8 de enero de 2009

He sido bueno

Y desaparecerán como las lágrimas en la lluvia.
Hermosas y poéticas palabras.
No, si al final…, pues eso que no he sido tan malo, vamos en opinión de SS. MM los Reyes Magos, opinión, por otra parte, a tener muy en cuenta por experta.
Los regalos… un corta pelos, para nariz y orejas, sí, sí reíros, ya veréis, llegando a cierta edad crecen unos pelánganos que te hablan hasta de tú. Tiene un artilugio para recortar las patillas y las cejas, que por poco me llevo una entera por delante. ¡Que trasquilón!
Bueno ese es el regalo simpático, otro ha sido una película, la película donde dicen la frase con que comienzo, una maravillosa historia que podré ver a voluntad, es Blade Runner de Ridley Scott con un disco adicional donde cuentan como se rodó y esas cosas. Ya hablaremos un día de éstos de los replicantes. También me han traído un ” Kit completo de pintura China” con el sugerente subtítulo de “Técnicas, herramientas y proyectos para dominar la pintura china”, cuando la domine, si llega el día, mostraremos alguna obra. Y digo yo, una vez dominada la técnica si al arbolito y los bambúes les pongo de fondo el monte Fujisan tendré un cuadro japonés, ¿no?, el resto como presuponéis, lectores avezados ustedes, han sido dos libros, uno es, uno de esos libros que siempre quieres leer y nunca tienes oportunidad por una u otra razón, el título “Chamán” y el autor Noah Gordon, que últimamente anda escribiendo sobre vinos catalanes –la bodega- Se admiten coñas varias con lo de Chamán, pero sin pasarse.
El otro libro es bastante menos conocido y para algunos, extraño, es “La vía del Samurái” compuesto por el “libro de los cinco anillos” de Miyamoto Musashi y “Hagakure” de Yamamoto Tsunetomo, en edición de Hitoshi Oshima, estos libros enseñan el” bushido” o “camino del guerrero”. ¡Cosas más raras lee este hombre! Pensarán algunos.
Bueno según lea os comentaré que tal. De entrada entiendo que leer este tipo de literatura/filosofía supone un reto intelectual, ya que la concepción japonesa del honor, la verdad, la muerte o la dignidad, son bastante distinta de la occidental, aunque curiosamente es muy pareja a la española, si no , no tendría explicación esa pasión japonesa por lo español, el otro día en un reportaje de Tv sobre flamenco, salía un japonés cantando y lo curioso no es que lo hiciera bastante decentemente, lo peculiar es que no hablaba español, el muy jodido se aprendía las letras, como yo si canto en inglés. Quizás, lo espero, esta lectura me haga comprender un poco más a esos enigmáticos orientales vestidos con Kimonos y portadores de largas catanas, tan cerrados en si mismos, tan suyos, que aún después de haber perdido una guerra, conquistaron el mundo, y de paso comprenda por que me gustan los haikus.
Sed buenos y pecad mucho.

11 comentarios:

Joselu dijo...

Me interesa la literatura japonesa. No dejes de leer a Yasunari Kawabata (Premio Nobel), y a Yukio Mishima. Ambos se suicidaron en un corto lapso de tiempo. Algún día me gustaría dedicarme a leer literatura japonesa (lo he hecho ocasionalmente). He practicado Zen. Es extraño que países como Japón con la extensión de la mitad de España tenga tan rica y compleja riqueza cultural (y tan siniestra). Aunque estoy aprendiendo que lo terrible de los pueblos y de las personas van parejos con sus maravillas. Ello me sume en la perplejidad, pero abre las vías del conocimiento. En fin...

Hitos dijo...

Cuanto más culto es un pueblo Joselum, más retorcidas son sus formas de hacer sufrir.

Malo ¿tas fijao que casi me llamo como el autor?

Y lee, lee lo que quieras; pero me temo que dentro de ná comenzaras a escribir con esos dibujines incomprensibles.

Pintura china, lectura japonesa... uijujuiii

Hitos dijo...

Me salió Joselu en latin (por lo menos) jejejeje

Borrasca dijo...

Ya nos contarás con detalle que tal... Disfruta mucho de tus regalos.

Besos borrascosos

joaquin dijo...

Seguro que te diviertes con tus regalos, yo ya me he divertido leyendote. Lo de "pelánganos que te hablan hasta de tú", es made in Malo.

Ya nos explicarán la filosofía nipona, y en que se parece a la nuestra.

Malo Malísimo dijo...

Joselu, de Kawabata he leido algo, pero el amigo alemán...hace de las suyas y de Mishima tengo en la librería "Lecciones para jóvenes Samurais", pero entiendo que precisamente Mishima no es autor para el gran público amén de ser necesario un espíritu fuerte para llegar a comprenderlo. Practiqué algo de meditación Zen en tiempos y fui iniciado en Reiki. En cuanto a lo siniestro, quizás nosotros le ganemos a los japoneses, ellos en lo que nos ganan es en la frialdad y el desapego con que ejecan esas maldades tan siniestras.
Hitos desde hoy es Hitosan y ya japonésida del todo, tu que eres experta en lo cotidiano, me gustan tus post de los crios y la escuela, podrías hacernos uno sobre el ikebana.
Borrasca, no dudes que os contaré cositas de estos señores, y ya empecé a disfrutar con Blade Runner.

Malo Malísimo dijo...

Queridísimo Joaquín, espero que lo hayas paso bien estos días.
Que ¿en qué se parecen la filosofía japonesa y la nuestra? más que la filosofía es el sentido trágico de la vida lo que compartimos, recuerdas el Alcalde de Zalamea: "Al Rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el Honor es patrimonio del Alma y el Alma sólo es de Dios". El Alcalde se juega la vida por su Honor, por lo mismo los samurais se rajaban la barriga. Hay por ahí un clásico del cine japonés que cuenta la historia de un samurai, en la época de declive de éstos, que se tiene que suicidar con una espada de madera. Trágicos hasta el final, como nosotros.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Malo Malísimo:

En resumen, que has tenido Reyes. Qué envidia me das, se acuerdan de ti. Bueno yo no me puedo quejar, mis hijas me dijeron que se les olvidó pero lo compensaron con un beso.

El cortapinche-cortapelo es un buen instrumento para un chamán que se asesora con asiduos a las bodegas y que monta en motos, o tal vez en yama-motos o en motos yamaha.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Pedro Centeno dijo...

El mundo se divide en dos tipos de personas: las que no entendieron "Un pez llamado Wanda" y las que aún se están riendo. En cuanto a "Blade Runner", pasa algo parecido, sólo que se entiende mejor a partir de los 30. Ahí si que tenemos a un par de samuráis: Rutger Hauer y Harrison Ford, cada uno en su estrilo.

Ohayo Gosaimas!

Malo Malísimo dijo...

Javier, invento del maligno el jodido trasto, ¡como corta! parece imposible que una cosa tan chiquinina que funciona con una pila corte de esa manera. Por cierto tu regalo es de los mejores, los mios, pasan de su padre.
Pedrosan, poco a poco, ya comentaremos la película y el cambio de visión del samurai Ford.
Arigato.

Paco Centeno dijo...

Aunque llego tarde, no puedo dejar de comentar la "maldad japonesa" a la que Malo se somete en Navidad con el tema de los regalos: los coloca bajo el árbol, envueltos y bien presentes para todos, muchos días antes de Reyes. Y allí los observan sin abrirlos hasta el día. De verdad, no me extraña el regalo corta pelitos y la literatura japonesa.
Piquitos