miércoles, 30 de octubre de 2013

Día de Difuntos.


No lo recuerdo bien, debe de ser por la edad, y también, que ya llovió desde entonces.
No recuerdo si era por estas fechas, creo que sí que los críos salíamos con las “matracas” por el pueblo. Lo que si recuerdo era que nos juntábamos  unos cuantos, cada pandilla por su zona e íbamos casa por casa con la misma cantinela “buenos día Tía María, deme Usted la Chiquitía” y la Tía María de cada casa nos daba unos higos, unas castañas, unas nueces, unas granadas o unos membrillos, cada cual según hubiese en su casa y seguíamos a la casa siguiente. Cuando teníamos bastante de todo, he de reconocer que bastante poco, que los tiempos no eran de bonanza, nos íbamos a cualquier descampado en los alrededores del pueblo o a la rivera, hacíamos una lumbre, asábamos nuestras castañas y nos comíamos la Chiquitía. El día 1 era obligado la asistencia al Cementerio a honrar cada cual a sus difuntos. El lugar lucía espléndido. Aún hoy lo hace puesto que nuestros mayores, nuestras madres, habían ido a encalar y a limpiar bien los nichos de nuestros muertos y a poner flores en tanto que las campanas de la Iglesia tañían a muerto durante todo el día. El tiempo pasó y las estaciones se sucedieron inmutables al paso del tiempo que comenzó a correr como alma que lleva el diablo. Hace años que no voy al Cementerio salvo, claro está, las visitas obligadas, cada día más y más consecutivas. Sé que algún día me tocará a mi, como nos tocará a todos. No tengo ni prisas ni ganas pero como decía el indio de la película “hoy es buen día para morir”. Seguro que el muy cabrón tenía todos los asuntos pendientes resueltos.
Al día de hoy asisto impertérrito y más bien obtuso y obnubilado cómo mis hijos no honran a sus muertos, a mis muertos y quedan y organizan fiestas de jaloguín incompresibles para mi. ¡Las cosas de la globalización! Si al menos hubiesen exportado el culto a la muerte mexicano o las fiestas a la Santa Muerte...pero no, el Sistema quiere cachorros aborregados incapaces de pensar en algo más allá que el disfrute inmediato, en el divertimento como forma de escape de todo, sobre todo de la Realidad. Dentro de 48 horas será el día de los Santos Difuntos y lo que menos se celebrará será a ellos.
Que nadie entienda esto como apología de una tradición cristiana porque no lo es. Esta tradición es bastante anterior. Otras culturas, otros pueblos ya celebraron lo mismo. Es más bien la manifestación ancestral del cambio de estación, el anuncio del invierno, la constatación de  que Perséfone, la Proserpina latina, la esposa de Hades /Plutón volvía a las estancias de su marido, donde habría de esperar hasta resurgir de nuevo en primavera. Por cierto de Plutón, viene plutocracia...era el dios más rico pues conocía por habitar en las profundidades dónde estaban todas las minas y riquezas de la tierra. ¡Lo que son las cosas, empieza uno hablando de su infancia y termina hablando de los dioses! ¡Será la edad!

10 comentarios:

Temujin dijo...

Pues mira que yo soy más de vivos que de muertos y no se, como que no veo muy racional este culto a los muertos...
Los recuerdos son personales e intransferibles, la verdad, no entiendo este "tejemaneje" con los difuntos. Lo de jaloguin es una payasada como un campanario...

Joselu dijo...

Yo tengo un recuerdo desagradable de la fiesta de los muertos. En Zaragoza, los chicos no jugaban a pedir por las casas. No puedo asociar nada halagüeño a esa fecha que solo la relaciono con los cementerios y las lamparillas dedicadas a los muertos que a mí me causaban verdadera aprensión.

Una vez en El Pilar de Zaragoza me llevaron a ver el osario que está en un suberráneo. La visita es obligada para todos los santos y está cerrado el resto del año. Aquel recorrido me llenó de horror y estuve varios días sin dormir aquejado de imágenes mortuorias y huesos insepultos.

Entiendo el humor negro de la fiesta de los muertos mexicana y el culto a la Santa Muerte. Sin duda es otra visión de la que yo viví.

Pero se ha impuesto Halloween y eso es imparable. Motivos, los de siempre, la colonización americana que siempre nos ha traído motivos extemporáneos: el árbol de navidad, el calcetín en el árbol, papa Noel, y ahora Halloween. Suerte que en Cataluña aún se celebra la castañada como reminiscencia de ese mundo que ya no existe y que se ha ido.

Saludos.

Malo Malísimo dijo...

Perdón por el retraso...ultimamente ando que no me encuentro.
Querido Temu...ese culto es lo más racional que vas a encontrar en la inmensa mayoría de los humanos. El miedo, el desconocimiento, el deseo de trascender...llámalo X pero es muy racional puesto que sale del raciocinio del personal. ¡Coño tan racional como haber votado a Rajoy!

Querido Joselu, un placer tu vuelta. No sé, entiendo que la muerte y su culto resulte curioso como poco pero como casi todo, depende de donde te tocó y a mi me tocó en un pueblo pequeño y con tradiciones al respecto y si a eso le añades el que nunca se ocultó o edulcoró la muerte entre los míos da como resultado el entender esos ritos y costumbres. La vida después te arrea por donde pilla y termina de conformar esos sentimientos por llamarlos así.
El Halloween este que nos han metido con calzador es otra tontuna más, desnaturalizada y descafeinada, ¡como no! y preparada para su consumo. Por aquí la tradición resiste a pesar de las imposiciones de las modas.
Por cierto Joselu ya que te "gustan" los huesos aquí al lado en Campo Maior tenemos una capela dos osos...hace más o menos 2 siglos explotó un polvorín y ahí están los restos de aquellos difuntos. Es, al menos curiosa la capillita subterranea.

Ana dijo...

Qué bella entrada Malo. Melancólica.
También visitábamos nuestros muertos cuando era niña.
No sé si la cuestión es honrar a los muertos, pero eso de pensar sólo en el disfrute YA, no me parece pertinente. La muerte es parte de un ciclo, nos guste o no, pero se evita sistemáticamente pensar en ella.
Me acordé cuando leí tu entrada del Viaje definitivo de Juan Ramón Jimenez...es tan dulce, lo copio y te mando un abrazo.

El viaje definitivo

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando.
Y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes el cielo será azul y plácido,
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y lejos del bullicio distinto, sordo, raro
del domingo cerrado,
del coche de las cinco, de las siestas del baño,
en el rincón secreto de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu de hoy errará, nostálgico...

Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido...

Y se quedarán los pájaros cantando.

María dijo...

En cierto modo, mi querido MALO, por lo que cuentas, ahí vivíais la versión truco o trato del Halloween americano ( solo que con castañas en vez de calabazas:)) así que al final nada nos es tan extraño como parece, los envoltorios con los que en cada cultura se celebra algo al final es lo de menos, si ha calado aquí mucho más la versión yankee es porque es la más festera, divertida y colorista, ni siquiera creo que sea por la colonización de todo lo americano...la muerte en el fondo nos asusta a todos, no es una figura agradable de ver, así que si la disfrazas de sonrisas se digiere mejor que si la rodeas de calaveras en procesión a lo mejicano :))


Y por otro lado ¿sabes por lo que pienso que nuestros hijos no honran a sus muertos como antes? porque tampoco lo hacemos nosotros, no han tenido ningún ejemplo que seguir, al menos en mi caso es así... a mi nunca me han dicho nada los cementerios, mis muertos queridos los siento conmigo, no bajo ninguna lápida, supongo que no he transmitido a mis hijos ese culto y por eso a ellos, aun les dice menos que a mi, por ejemplo.


Un beso grande, espero que tus mocos te hayan dejado por fin y descanses en paz:))

Malo Malísimo dijo...

ANA. Precioso poema. Y es tal que así. Se van y todo queda igual a excepción claro del vacío que te queda cuando el muerto te toca algo.
¡Qué curiosidad que todas las culturas más o menos asentadas y con algunos siglos a cuestas tengan un culto a la muerte más o menos importante excepto nuestra pseudocultura actual. Tenemos que ser guapos y jóvenes e ir a la última y estar perfectos en el cajón de diseño con interior de raso...¡joder, hasta para morirse hace falta dinero! ¡Qué asco de sociedad!

Malo Malísimo dijo...

María la muerte es lo que es y edulcorarla es infantil y un engaño. y por supuesto tampoco hay que recrearse en ella. Pero está ahí, tan ahí que es lo único que realmente iguala a todos. Viene de serie y se activa en el mismo momento de la concepción y la cuestión no es festejarla o no o recrearse en ella o dejar de hacerlo lo que no tiene sentido es tratar de esconderla tras una máscara. Yo tampoco he educado a mis hijos en esa tradición pero siempre les he inculcado que las tradiciones hay que respetarlas, las compartas o no, que es como las religiones "si es santo para él...también lo es para ti, aunque te parezca una tontería" Y... querida María...Yo también vaciaba calabazas y les metía una vela dentro...y no creo yo que en mi pueblino supiesen que era eso del Halloween. Y una última apreciación. No hay mayor idiotez que temer a la muerte...no tiene arreglo ni solución. A lo que se tiene que temer es a la forma de morirse. Por cierto el día que Yo me muera...se acaba el mundo...al menos para mi.

Ana dijo...

Pasando por acá de visita de nuevo, el tema de la muerte me mueve, no hay caso. Te recomiendo, si no lo leíste, algunos cuentos de Pirandello y sobre todo la novela para un año, parte de los cuentos los tomaron los hermanos Taviani para su maravilloso film Kaos - que también te recomiendo -
Es magnífica la descripción del sentido de la muerte en la Sicilia del siglo XIX y el sentido de la muerte y del "otro" en Pirandello. Todas las culturas le daban un sitio a la muerte salvo como decís tan acertadamente esta pseudocultura actual que es de todo y no es nada...

Te copio un fragmento en el original italiano

"....- Parlo in nome di Dio, o cristiani, che sta sopra ogni legge che altri possa vantare, ed è padrone
di tutti e di tutta la terra! Noi non siamo qua per vivere soltanto, o cristiani! Siamo qua per vivere e
per morire! Se una legge umana, iniqua, nega al povero in vita il diritto d'un palmo di terra, su cui,posando il piede, possa dire: "Questo è mio!", non può negargli, in morte, il diritto della fossa! O
cristiani, questa gente è qua, in nome di altri quattrocento infelici, per reclamare il diritto della
sepoltura! Vogliono le loro fosse! Per sé e per i loro morti!...."

Novelle Pirandello Luigi descarga pdf aquí

Otro abrazo.

María dijo...

Señoooooorr difuuuntoooooo!!!!

¿¿¿Está usteeeed por ahí???

Manifiéstese por favooooor!!!! ;))

¿¿¿Tú sabes qué ilusión me has hecho que recordaras ESTOOOOOOO ???? Mmmm graaaciaaass me has dibujado una sonrisa de oreja a oreja... y claaaro que sí, no lo dudes sieeempre serás uno de esos siete, de hecho me temo que ya solo quedáis dos... jo! MALO no te me espachurres... es culpa del otoño que baja los bioritmos... habla con el chamán, él te dará algún reconstituyente..pasea con tu amigo MIGUEL, toma mucho sol, ahí es fácil, respira, que te lleve a hacer fotos a la campiña extremeña a perseguir águilas, te verás como esos caballos salvajes que salen al final de video y toma muuucho chocolate, a veces creo que a mi no se me baja el ánimo porque soy mitad chocolate mitad CocaCola en sangre jajaja

Muaaaaaaaaaaaaaaakss!! enooorme

Cuídate mucho y ... ¡¡¡cabalga vaquero!!! ;))

María dijo...

Por favor MALO, vuelve... no te me vayas tú también... escuché que en Coria hoy había hecho 2 grados bajo cero y me acordé de ti... ¿no te habrás congelado verdad?

¿Unas friegas con alcanfor jajaja una sopita caliente, leche con coñac? ¿una paliza? ¿qué necesitas?:-)


Muaaaaaaakss!!